Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Circos, sí, pero sin animales

Entra en vigor la ley que prohíbe a los circos utilizar ejemplares silvestres en sus espectáculos

Un tigre en una jaula de un circo del DF. Ver fotogalería
Un tigre en una jaula de un circo del DF.

Ya es un hecho. Los circos en México no podrán utilizar animales silvestres en sus espectáculos. La ley que impulsó el Partido Verde Ecologista (PVEM) y que fue aprobada por el Senado en enero de este año ha entrado en vigor este miércoles. Sin embargo, como en todo ley, la implementación es la parte más difícil y en este caso los cirqueros tendrán que descubrir si un show sin animales sigue siendo un atractivo para la gente.

El circo en México es una tradición de más de 200 años que envuelve a familias completas. Los que se dedican a ello nacen, se educan y trabajan rodeados de animales, payasos y malabaristas. Armando Cedeño, presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo (UNEAC) y dueño del circo los Hermanos Cedeño, asegura que alrededor de 10.000 personas se verán afectadas por esta nueva ley. El cirquero, de 49 años, luchará por continuar ofreciendo espectáculos, pero no sabe si conseguirá que el público acuda. Lo que más le preocupa, sin embargo, son sus animales.

Los cirqueros deberán donar sus animales al Estado sin recibir nada a cambio o conseguir un comprador. Si por el contrario deciden quedarse con ellos no podrán mantenerlos en jaulas, además de que el mantenimiento se volvería insostenible. Cedeño no los quiere regalar, pero tampoco vender a un precio inferior. “Cada tigre de bengala cuesta 5.000 dólares y el doble si es amaestrado. Yo tengo seis y son mi única propiedad”, denuncia Cedeño quien lleva desde enero luchando por conseguir eliminar o aplazar la ley.

En México hay 2.000 ejemplares de animales salvajes registrados en 199 circos, según datos de la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat). Ambas cifras podrían ascender al doble, según Cedeño y la propia Semarnat, por todos aquellos que no se han dado de alta. La diputada Lourdes López del Partido Verde aseguró en abril de este año que trabajan en conjunto con ONG como Animal Heroes y Big Cat para la creación y mantenimiento de santuarios de animales. Uno o tal vez dos de los prometidos se ubicarán en el Estado de Chiapas.

Existen, según publicó la diputada este martes en su página web, 12.000 sitios entre Unidades de Manejo para la Conservación de la vida Silvestre, Pedidos Intensivos de Manejo de la Vida Silvestre, centros de conservación y zoológicos, más los santuarios que se están creando para trasladar a los ejemplares. El ramo circense deberá entregar a la Semarnat un listado de los animales que poseen y sus características para buscarles un nuevo destino. "Una vez que lo hagan podremos comenzar a buscar el mejor lugar para cada ejemplar", afirma López. 

Ley General de Vida Silvestre también multa hasta con 190.000 dólares a todo aquel que sacrifique a sus animales. Mientras tanto la mayoría de los cirqueros han optado por vender sus ejemplares a zoológicos privados o públicos a un precio mucho menor, a una tercera parte del valor real, según explica Iris Espinoza, del departamento de comunicación de UNEAC. “Otra opción a la que han optado los profesionales es por un comodato, es decir, que llegan a un acuerdo con alguna entidad para que cuide al animal con la promesa de que ellos lo alimentan y con la esperanza de que esta ley pueda ser modificada”, cuenta. Por su parte la diputada López está segura de que los circos tienen futuro: "Estamos seguros de que podrán evolucionar en sus espectáculos. El arte cirquero no debe enfocarse solo en animales, las personas pueden continuar con la magia".

“Los circos están en crisis y no sólo por la implementación de la nueva ley, sino por la agresiva campaña del Partido Verde a través de spots publicitarios en contra de la presencia de animales en los espectáculos. Nos quitaron todo nuestro prestigio”, afirma Espinoza. La millonaria cruzada mediática mostraba un maltrato terrible del que Cedeño se deslinda: “Nunca han venido a ver cómo tratamos a los animales. No los maltratamos y viven mejor que hasta en algunos zoológicos”. 

Más información