Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa rechaza prorrogar el rescate y empieza a romper con Grecia

Los ministros del euro ven cada vez más cerca un plan B para Grecia

La herencia común de la UE son sus enemistades recíprocas; las divisiones forman parte de la identidad europea. Grecia es la penúltima prueba de esa historia: el Eurogrupo empezó este sábado a romper con Grecia y prepara un plan urgente para blindar el euro. Europa se ha metido de lleno en un lío de mil demonios. Los socios encajaron mal el referéndum anunciado por Atenas y rechazaron la petición de prorrogar el rescate. En medio de una maraña de acusaciones mutuas, el accidente se acerca: los griegos formaron colas ante los cajeros; sin un movimiento de última hora, la banca griega está en el alero. Y con ella el país entero.

Alexis Tsipras, el primer ministro griego, lleva días acusando a los acreedores —anteriormente llamados socios— de intentar humillar a Grecia. Ha aludido incluso a la “responsabilidad criminal” del FMI, a pesar de que Atenas le debe miles de millones de euros. Y aun así nadie pensaba en Bruselas que Tsipras podía llegar tan lejos: en la madrugada del sábado convocó un referéndum sobre la última propuesta europea, que considera “inaceptable”, y anunció que hará campaña por el no. Los socios europeos encajaron mal el órdago: el Eurogrupo rompió este sábado las negociaciones con Grecia, rechazó ampliar el rescate —que expira el martes— y se reunió, ya sin el ministro griego, Yanis Varoufakis, para intentar blindar la eurozona de un pánico bancario en Grecia y de un posible impago al FMI el martes que tiene potencial para reavivar las cenizas de la crisis del euro. “El referéndum no puede resolver los problemas de Grecia”, declaró el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaüble. “No hay base para una prórroga”, añadió. El BCE se reúne hoy para decidir qué hace con las líneas de liquidez de emergencia al sistema financiero heleno, que pende de un hilo si las fotos de colas ante los cajeros automáticos causan una corrida bancaria cuando las entidades abran el lunes. Grecia se asoma al abismo del control de capitales.

La media docena de fuentes consultadas coinciden en que hay pocas soluciones a la maraña en la que se ha convertido una negociación interminable coronada con un episodio de formidable tensión. Grecia está más cerca del accidente que nunca. En el mejor de los casos, las fuentes consultadas en Bruselas explicaban que Tsipras aún podría desconvocar la consulta, aunque en Atenas se descarta esa opción. Hay una segunda posibilidad: los acreedores siguen trabajando en una nueva propuesta, con concesiones para Atenas que podrían cambiar el sentido de la campaña de Tsipras. El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, aseguró que el Eurogrupo está listo para retomar las negociaciones. Varoufakis y su equipo pretenden que Europa ofrezca un plan de reestructuración de deuda, y en ese caso el ministro explicó que su Gobierno estaría dispuesto a respaldar la propuesta. “Nada de eso evitará los graves problemas en el sector financiero”, indicó una alta fuente comunitaria, a la vista de que desde la convocatoria del referéndum han salido ya de Grecia 400 millones de euros, según fuentes comunitarias.

Rueda de prensa de Varoufakis tras el Eurogrupo. / REUTERS-LIVE!

Los griegos no quieren salir de la eurozona. Pero en Bruselas, el referéndum se percibe como una especie de afrenta: cortocircuita todos los canales posibles de negociación, reduce a la mínima expresión las posibilidades de una oferta de última hora y “destruye total y absolutamente la confianza en Tsipras”, aseguró una de las fuentes consultadas. El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, fue este sábado meridianamente claro: “El rescate expirará la noche del martes. Las autoridades griegas habían pedido una prórroga de un mes, pero durante ese periodo no puede haber desembolso porque el programa no está encarrilado. ¿Cómo piensa sobrevivir Tsipras y afrontar los graves problemas que acechan a Grecia?”, se preguntó. “Incluso si el voto es favorable a la propuesta de los acreedores: ¿Quién piensa que este Gobierno, que no acepta esa propuesta, la va a defender con mínimas garantías?”.

“El veredicto del pueblo”

Varoufakis, que se quedó fuera de una segunda reunión de ministros para diseñar el cortafuegos de la eurozona a partir del lunes, cargó con dureza contra el Eurogrupo. “La negativa a prorrogar el rescate para celebrar el referéndum con garantías daña la credibilidad democrática de la eurozona”, dijo. “Tsipras se ha comprometido a aplicar el veredicto del pueblo griego. Si la gente quiere que firmemos, lo haremos; incluso si eso significa un cambio de Gobierno o algún otro tipo de configuración”, subrayó.

El referéndum le permite a Tsipras evitarse una crisis política: con el aval de la ciudadanía, un sí le abriría la posibilidad de aceptar la propuesta europea sin tener que enfrentarse a sus aliados en la coalición de Gobierno o al ala izquierda de su partido. El problema es que esa convocatoria abre enormes interrogantes sobre el futuro inmediato del sistema financiero y sobre toda la economía; sobre el país entero. Las consecuencias de un divorcio con la eurozona pueden ser dramáticas; la factura puede ser exorbitante: bancos con problemas, ahorros que se evaporan, contratos rotos, graves problemas de confianza justo en el arranque de la temporada turística.

Europa siempre ha pensado que está mucho mejor equipada que en 2012 para resistir: al cierre del Eurogrupo, los ministros de la eurozona lanzaron un mensaje tranquilizador a los mercados para evitar males mayors en la deuda periférica. Si Grecia y Europa fueran un matrimonio mal avenido, los abogados ya estarían rondando. El problema es que ante una más que probable reedición de la crisis del euro hay que dar por descontado que también los mercados están al acecho.

Más información