Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morena arrebata al PRD el corazón del Distrito Federal

La izquierda mexicana, marcada por el ascenso de Morena, se reparte el poder en el DF

Resultados de las elecciones en el DF
Manifestantes en México DF EFE

México Distrito Federal ha sido durante 18 años el bastión incuestionable del PRD, el partido tradicional de la izquierda. Un dominio amenazado por la aparición de Morena, una escisión del propio PRD. Las elecciones de este domingo, que renuevan tanto la cámara local como las 16 delegaciones en las que se divide la ciudad, confirman que el nuevo mapa del poder en la capital del país quedará más fragmentado que nunca. Con el 30% escrutado, un volumen que ya permite una extrapolación rigurosa, el PRD pierde su hegemonía (logra entre seis y siete delegaciones) y Morena conquista cinco, entre ellas, Cuauhtémoc, el distrito nuclear y de mayor influencia.

El PRD cae en el reparto de las delegaciones hasta un  37%, mientras que Morena logra el 31%

Estas elecciones intermedias, donde también se juega la nueva composición de la Cámara de Diputados, nueve gubernaturas y más de 1000 municipios, fueron interpretadas desde un principio en el DF como el campo de pruebas para medir las fuerzas de ambas formaciones. A falta de conocer la composición de la cámara de diputados locales, cuyos resultados se empezarán a hacer públicos a partir de mañana, el reparto de las delegaciones queda con un 31% para Morena y un 37% para el PRD. Un duro revés para el actual partido en el Gobierno local, que antes dominaba el 87% de las áreas de la ciudad. En el trasvase de distritos también se ha visto beneficiado el PRI, que pasaría de una a tres, y el PAN, la derecha, lograría dos.

Morena, liderada por el carismático Andrés Manuel López Obrador, antiguo jefe de Gobierno en la ciudad, cuenta con apenas un año de vida como partido político. Los sondeos apuntaban a una fuerte irrupción de la nueva formación, apenas unas décimas por debajo del PRD en la cámara legislativa y con la capacidad de arrebatarle distritos clave de la ciudad.

Cuauhtémoc, la delegación central y una de las que más financiación recibe en el reparto presupuestario, ha caído del lado de Morena. Su candidato, Ricardo Monreal, un importante cuadro experredista que siguió a López Obrador en su nueva aventura, ha logrado casi un 30% de apoyo, frente a un 22% del candidato del PRD, José Luís Muñoz Soria.

Otra de las plazas calientes es Iztapalapa, donde el PRD supera a Morena por un estrecho margen según los datos escrutados. Es la delegación más poblada de la ciudad con el 21.4% del censo y 3.000 millones de pesos de presupuesto. Iztapalapa escenifica además muchas de las artistas de la batalla entre las dos izquierdas mexicanas. Una historia de división y reproches. Allí comenzaron las fricciones entre López Obrador y su antiguo partido; la candidata de Morena es una ex perredista; y la del PRD es fruto de una heterodoxa alianza con el partido de Elba Esther Gordillo, la ex lideresa del sindicato Nacional de Trabajadores encarcelada hace dos años por fraude fiscal y lavado de dinero. La política de pactos del PRD, excesivamente laxa y entregada a sus adversarios según sus críticos, ha sido el motivo principal para la salida de muchos de sus primeras espadas en los últimos meses. Una fuga que podría ensancharse aún más de cara a las próximas elecciones presidenciales de 2018.

Más información