Argentina deberá pagar 5.400 millones de dólares a acreedores

El juez de Nueva York Thomas Griesa ordena al país sudamericano pagar a aquellos que rechazaron la reestructuración de la deuda

Foto de archivo: Fernández junto al ministro de Economía, Axel Kicillof.
Foto de archivo: Fernández junto al ministro de Economía, Axel Kicillof.J. M. (AFP)

Las sentencias contra Argentina se acumulan en EE UU. El juez de Nueva York Thomas Griesa, de 84 años, falló este viernes que el país sudamericano deberá pagar 5.400 millones de dólares (4.865 millones de euros) a más de 500 acreedores que rechazaron la reestructuración de la deuda argentina en 2005 y 2010. Son parte de una minoría del 8% de los tenedores de los títulos públicos del país que se opusieron a los canjes de esos años ante la quita que plantearon los Gobiernos kirchneristas. El nuevo veredicto se suma a otro por 1.330 millones de dólares que el año pasado consiguieron dos de los llamados ‘fondos buitre’ y otros 13 pequeños inversores que también rechazaron la refinanciación propuesta por Argentina.

Más información
Argentina queda al borde del embargo de los fondos buitres
Las reclamaciones de ‘fondos buitre’ contra Argentina se cuadruplican
Nuevas reglas del juego para Argentina y los ‘fondos buitre’
Thomas Griesa, el juez que tiene a Argentina al borde del impago

El país sudamericano acumula así fallos en contra por 6.730 millones de dólares (más de 6.000 millones de euros). Mientras no los pague, tampoco podrá seguir abonando al 92% de acreedores que aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010. Es así que desde julio pasado Argentina ha entrado en el impago de su pasivo reestructurado.

Pese a la crisis de deuda, la economía argentina no se ha deteriorado más de lo que estaba ni la prima de riesgo ha subido a niveles que reflejen una suspensión de pagos. Argentina consiguió a finales de 2014 financiamiento de China que le ha servido para recomponer sus reservas internacionales. Además, han comenzado a entrar capitales especulativos al país de inversores que confían en que quien suceda a Cristina Fernández de Kirchner en la presidencia argentina en diciembre próximo acuerde con los ‘fondos buitre’ y demás acreedores opuesto al canje, con lo que se normalizarían los pagos de la deuda reestructurada. De hecho, Buenos Aires ha logrado colocar nuevos títulos públicos en su mercado.

El Gobierno de Fernández había esgrimido en julio pasado que no pagaría a los ‘buitres’ para evitar privilegiarlos respecto de quienes habían aceptado quitas de hasta dos tercios del valor de la deuda original. También sostenía que una cláusula del pasivo establecía que si mejoraba la oferta de pago a los que rechazaron la reestructuración, debería subirla también a los que la habían aceptado. Pero esa norma venció el pasado 31 de diciembre y el Gobierno de Argentina sigue resistiéndose a negociar.

En agosto próximo se celebran en este país elecciones presidenciales primarias de voto obligatorio y el kirchnerismo tiene dos candidatos en disputa con diferentes posturas sobre la deuda, al menos en sus discursos públicos. El favorito, Daniel Scioli, ha designado como asesor a Miguel Bein, un economista que propone pagarle a los ‘fondos buitre’ pero con una quita del 30%. El otro postulante, Florencio Randazzo, busca conquistar el favor de los kirchneristas más fanáticos criticando a Scioli y Bein por su predisposición a abonarle a los demandantes sin un ajuste mayor. En cambio, el principal rival del kirchnerismo, el conservador Mauricio Macri, se ha diferenciado de ellos porque desde el año pasado viene defendiendo que hay que pagarle a los ‘fondos buitre’ todo lo que la justicia de EE UU les ha reconocido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS