Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de estudiantes chilenos salen a la calle en medio de la crisis política

Secundarios y universitarios marchan “por más democracia y menos corrupción”

Chile marcha estudiantil Ver fotogalería
Estudiantes se manifiestan por su educación en Chile. EFE

Cerca de 100.000 estudiantes chilenos salieron este jueves a las calles de Santiago para demandar una reforma estructural de la educación —construida en conjunto con el movimiento social— y protestar por más democracia y menos corrupción en medio de la crisis institucional más profunda que el país haya enfrentado en las últimas décadas. Con diferentes tramas abiertas sobre cruces de dinero y política que involucran a distintos sectores del oficialismo y la oposición, la primera manifestación de los jóvenes en este 2015 no sólo ha sido una de las más masivas desde las protestas de 2011, sino que también ha recogido el descontento por la manera en que las autoridades de Gobierno, Parlamento y partidos han enfrentado los escándalos investigados por la Fiscalía.

La movilización, que terminó con incidentes menores, fue convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), una agrupación de federaciones de universidades del Estado (públicas y privadas) a la que también se le han unido alumnos de secundaria y profesores. Los estudiantes han marchado por el centro de Santiago, donde en el el frontis de la casa central de la Universidad de Chile, la pública más importante y antigua del país, una pancarta gigante señalaba: "Más democracia y menos corrupción, que Chile decida su educación". Aunque en la capital se congregó la mayor cantidad de gente, las protestas también se desarrollaron en ciudades como Valparaíso, La Serena y Punta Arenas, en el extremo sur del país. "Las reformas se ven afectadas por la crisis que estamos viviendo, por eso es importante salir a la calle", explicó Valentina Saavedra, portavoz de la CONFECH y presidenta de la Federación de de Estudiantes de la Universidad de Chile.

La reforma educativa está contemplada en el programa del segundo Gobierno de Bachelet (2014-2018), es la columna clave de su Administración, y algunas etapas clave han sido aprobadas en el primer período legislativo. La mayoría de los proyectos de ley que cambiarán el sistema, sin embargo, todavía deben ser elaborados por el Gobierno y discutidos en el Parlamento, por lo que los jóvenes demandan mayor participación. Saavedra ha explicado que en las últimas reuniones sostenidas con el Ministerio de Educación "no había posturas claras y eso es inaceptable". En medio de la crisis política provocada por el estallido del caso Penta-Soquimich y la trama de Caval, que involucra a la nuera y el primogénito de la Presidenta, la sensación de algunos sectores es que el Ejecutivo se encuentra inmovilizado. "Si las reformas se estancan en La Moneda, las empujaremos con los movimientos sociales. Este 16, yo marcho con estudiantes y profesores", escribió el diputado Gabriel Boric, exlíder estudiantil del movimiento Izquierda Autónoma.

Si las reformas se estancan en La Moneda, las empujaremos con los movimientos sociales. Este 16, yo marcho con estudiantes y profesores

El diputado Gabriel Boric, exlíder estudiantil del movimiento Izquierda Autónoma

La presidenta ha descartado cualquier tipo de "arreglines" que impidan que se sepa la verdad en los presuntos casos de corrupción que indaga el Ministerio Público, pero la ciudadanía duda de que se investiguen los hechos hasta las últimas consecuencias, dada la importancia de los involucrados. Este miércoles se conoció que el ministro del Interior de Bachelet, Rodrigo Peñailillo, recibió pagos de la empresa Asesorías y Negocios, que pertenece a Giorgio Martelli, operador político y recaudador de dinero para campañas de centroizquierda. La compañía habría recibido aportes de Soquimich, la empresa del exyerno del dictador Augusto Pinochet investigada por el Ministerio Público porque políticos, familiares de parlamentarios y dirigentes, militantes de distintas corrientes, asesores y funcionarios públicos de diferentes administraciones emitieron boletas y facturas presuntamente irregulares a esta empresa. El jefe de gabinete de la Presidenta explicó que realizó el trabajo, que Asesorías y Negocios es una empresa real y que en 2012 no se estaba en campaña, aunque no es claro si sus explicaciones serán suficientes.

Más información