Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas dice que Cataluña imagina nuevos horizontes europeos

El presidente de la Generalitat y el presidente del Gobierno español inauguran en Barcelona una reunión de ministros de la UE y de países sureños sobre yihadismo e inmigración

Mas y Rajoy, en la inauguración de la cumbre de Barcelona.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Artur Mas, han participado este lunes por la mañana en la inauguración en Barcelona de una reunión informal de los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea con los países vecinos de la ribera sur del Mediterráneo. Al encuentro, en el que se debatirá sobre comercio, inmigración irregular y el problema del terrorismo yihadista, asisten 22 de los 28 ministros de Exteriores de la UE. No estarán presentes Bulgaria, Grecia, Finlandia, Reino Unido, Lituania e Irlanda.

Artur Mas, que hace tan solo unos días no se sabía si tendría algún papel, ha intervenido en primer lugar y ha enfatizado el vínculo de Cataluña con Europa y ha apelado a las raíces institucionales de esta región. El presidente de la Generalitat ha destacado el "cordón umbilical" que históricamente ha unido Cataluña con el Mediterráneo y Europa y, tras recordar que la Generalitat se constituyó en el siglo XIV y que él es el presidente número 129, ha remarcado que la identidad catalana tiene unas "raíces muy profundas" y por ello, ha dicho, "no se ha perdido" con el paso del tiempo. "Podemos mirar muy lejos atrás y podemos mirar lejos hacia nuevos horizontes que siempre imaginamos mediterráneos y europeos", ha dicho.

Antes de su intervención, Mas estuvo varios minutos conversando a las puertas del palacio de Pedralbes, escenario del encuentro, con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, mientras esperaban ambos a Rajoy. Luego se dirigieron juntos, entre sonrisas más bien tensas, a saludar a los participantes en la reunión junto a la jefa de la diplomacia europea y vicepresidenta de la Comisión, Federica Mogherini; al ministro letón de Asuntos Exteriores, Edgars Rinkevics, que representaba a la presidencia de turno del Consejo Europeo; y el comisario responsable de la Política de Vecindad, Johannes Hahn.

Luego se dirigieron todos a participar en la habitual foto de familia de estos encuentros, en los jardines del palacio real de Pedralbes, justo antes de que se inaugurara el encuentro. La inauguración siguió una estudiada coreografía política para acomodar todas las sensibilidades y evitar un innecesario choque entre el Gobierno central y el catalán. Mas, que hace tan solo unos días no se sabía si tendría algún papel, intervino en primer lugar pero Rajoy tuvo la última palabra, dejando entre ambos a Mogherini y Rinkevics.

Mas saludó a los participantes en castellano y luego, en inglés, explicó que se iba a dirigir dos minutos a ellos en catalán. Y en esa lengua hizo una presentación del “compromiso mediterráneo y europeo” de Cataluña. Apeló a Churchill para justificar la capacidad de los catalanes de “mirar muy lejos hacia atrás y también hacia el futuro”. Luego volvió al inglés para referirse más directamente al contenido de la reunión y después recurrió al francés para ensalzar “la unión mediterránea como región clave con un papel todavía por explotar”. Y acabó por fin en castellano su políglota bienvenida. En su intervención, Mas eligió la palabra “territorio” al referirse a Cataluña, renunciando a la quizás más conflictiva “nación”.

El letón Rinkevics se dirigió a los presentes en inglés para enfatizar la necesidad de colaboración entre los países de la UE con sus vecinos. En la misma línea de riqueza lingüística, Federica Mogherini arrancó sus palabras en castellano para ensalzar el alto número de participantes en el encuentro. Pasó luego al francés para recordar la fragilidad y los problemas que atraviesa la región, en particular en Siria y Libia y subrayar que los problemas de terrorismo entre otros, exigen la cooperación entre las dos riberas del Mediterráneo. Y acabó en inglés para subrayar que es “probablemente necesario que haya más diferenciación regional y entre países” en la política de vecindad europea y recordar que esa política “es una herramienta y no un objetivo en si misma”. “No sois nuestros vecinos, somos vecinos todos juntos”, les dijo a los países mediterráneos antes de cerrar su intervención dando las gracias en árabe.

Mariano Rajoy, que cerró los discursos de apertura hablando en castellano, ensalzó Barcelona como “capital española del Mediterráneo”, entre otras varias alusiones a la españolidad de Barcelona ante la atenta y más bien circunspecta mirada de Artur Mas. “El Mediterráneo es nuestro destino y una patria común”, aseguró el jefe del Gobierno español. E invitó a los asistentes a “buscar juntos soluciones a los problemas que compartimos”. Y abogó por hacer “más flexibles y eficaces” las relaciones de vecindad pero sin refundar desde cero esa política europea.

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GERMANWINGS.  Los ministros de Exteriores de España, Alemania y Francia, y la Generalitat han homenajeado este lunes a las víctimas del avión de Germanwings en la T-2 del Aeropuerto de Barcelona con una ofrenda floral. Vídeo: ELPAIS-live!

“Se trata de reafirmar el compromiso de Europa con el Mediterráneo y del Mediterráneo con Europa”, subrayó. Y alegó en especial a la necesidad de cooperar para evitar el “drama desgarrador” de la emigración ilegal a partir de la cooperación al desarrollo, el aumento de las inversiones, el aumento de los cauces legales de emigración y el diálogo político.

Contra el terrorismo yihadista

Rajoy terminó calificando el terrorismo yihadista como “la principal amenaza que afrontamos en la actualidad” y enfatizó que el “mundo musulmán es tan víctima como los demás” y aludió a la reciente redada contra yihadistas en Barcelona. El presidente del Gobierno español ha afirmado que el terrorismo yihadista debe combatirse con la unidad internacional contra la violencia, y sin confundirlo con la religión: "Que nadie se deje arrastrar por la falacia que nos habla de una lucha del Islam contra Occidente". Y ha insistido: "En ambas orillas hemos llorado juntos" por esta violencia.

Precisamente la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal son algunos de los asuntos clave en las relaciones con esos países y formarán parte de las discusiones. El encuentro, en el que actúa de anfitrión el ministro de Exteriores español, es el primero que logra reunir a los jefes de la diplomacia europea y del sur del Mediterráneo desde que en 2008 se creó la Unión Para el Mediterráneo (UPM), debido al “enconamiento de las relaciones entre Israel y Palestina”, explican fuentes diplomáticas españolas. La cita, sin embargo, no está relacionada con la UPM, sino con la política de vecindad, que es algo muy diferente.

El encuentro busca compensar hacia el sur una reunión semejante prevista próximamente en Riga con los vecinos de Europa del Este. El objetivo formal es debatir con los países mediterráneos la profunda reforma de las actuales relaciones de la UE con sus vecinos. Es una reforma apadrinada por la jefa de la diplomacia europea y por el comisario de Política de Vecindad, Johannes Hahn.

Camacho: “El Gobierno ha tendido una mano a Mas”

Àngels Piñol

Alicia Sánchez-Camacho ha afirmado este mediodía en Barcelona que no es casual que Artur Mas haya pronunciado un discurso ante los ministros de Exteriores de la Unión Europea en Barcelona. La popular ha asegurado que La Moncloa invitó al presidente catalán a participar en el foro en un gesto que muestra un cambio de actitud del Gobierno de España respecto al de Cataluña. “Es una mano tendida del Gobierno a Mas. Es un cambio de actitud positivo y muy relevante y espero que Mas lo tenga en cuenta”, ha afirmado la popular. La situación contrasta con lo sucedido hace dos años cuando Mas no pudo dar la bienvenida como anfitrión en una cumbre europea que constató las relaciones gélidas entre ambos dirigentes.

La senadora ha considerado que el gesto de Rajoy no es aislado y ha citado dos precedentes del último mes: que el Gobierno invitó a Mas a asistir al acto de inauguración de la línea de Muy Alta Tensión en Francia y que el avión del presidente del Gobierno que voló desde Madrid a Marsella tras la tragedia aérea en Los Alpes hizo expresamente una escala en Barcelona para que Mas viajara en el mismo vuelo. El clima de acercamiento vivirá este martes otro capítulo con la reunión que mantendrán el ministro de Economía Luis de Guindos y el consejero de Economía de la Generalitat Andreu Mas-Colell.

“No creo que sea una cuestión electoral. Es por responsabilidad. Y pido a Mas que recoja el guante y aproveche el diálogo constructivo en beneficio de la convivencia”, ha afirmado Camacho, que ha apuntado que no cree que la querella de la Fiscalía por el 9-N pueda enturbiar cualquier posibilidad de diálogo.“La justicia tiene sus caminos y los de la política, también”, ha dicho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información