Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas despiden en Moscú al líder opositor asesinado Nemtsov

El gran ausente en el funeral ha sido Navalni

Rusia impide la entrada al presidente del Senado polaco y una eurodiputada letona

Miles de personas despiden a Boris Nemtsov en el funeral, este martes en Moscú. REUTERS-LIVE!

Miles de personas han acudido este martes a darle el último adiós al líder opositor Borís Nemtsov, asesinado el viernes en el centro de la capital rusa a escasos metros del Kremlin, en el Centro Sájarov de Moscú, lugar donde ha transcurrido el velatorio. Entre los políticos asistentes figuraban no solo sus correligionarios, sino también algunos liberales que trabajaron en tiempos de Borís Yeltsin, como Anatoli Chubáis —quien encabeza actualmente la corporación nanotecnológica rusa— y Serguéi Kiriyenko, ex primer ministro, hoy jefe de la industria nuclear, e incluso algunos miembros del actual Gobierno, así como representantes de países extranjeros. Sin embargo, no todos quienes han querido asistir al funeral han podido hacerlo. Rusia ha denegado la entrada al país al presidente del Senado polaco y a una eurodiputada letona.

Al mediodía había una larga fila de personas que querían despedirse del carismático político, la cual se extendía desde la salida del metro Chkálovskaya, siguiendo por el Anillo de los Jardines hasta llegar al Centro Sájarov. La ceremonia civil estaba programada hasta las dos de la tarde (dos horas menos en España), por lo que no todos han podido depositar sobre el féretro las flores que llevaban. Cuando han sacado el ataúd para llevarlo al cementerio de Troyekúrovo, la multitud ha coreado "los héroes no mueren", una de las consignas de la concurrida marcha del domingo pasado en homenaje a Nemtsov.

"Este vil asesinato seguramente está dirigido a vengarse de lo que él hizo. Y lo que hizo fue dedicar todos estos años a la lucha contra la corrupción y la arbitrariedad", ha declarado en el discurso de apertura de la ceremonia fúnebre Mijaíl Kasiánov, ex primer ministro y copresidente, como Nemtsov, del opositor Partido Republicano-PARNAS. Otro líder opositor, Iliá Yashin ha subrayado: "Entregó su vida por los ideales en los que creía. Se ha ido como se van los héroes".

Entre las personalidades que han acudido a la despedida de Nemtsov, además de sus colegas, como los exdiputados Irina Jakamada, Guennadi Gudkov y Vladímir Rizhkov o el dirigente derechista Leonid Gozman, también han estado presentes políticos que trabajan en el actual Gobierno, como el viceprimer ministro Arkadi Dvorkóvich, el titular de la cartera de Agricultura, Nikolái Fiódorov, y el representante plenipotenciario del presidente Vladímir Putin en la Duma Estatal, Garri Minj. Asimismo, han asistido el gobernador de la provincia de Kírov, Nikita Belij, el jefe del departamento de Cultura de Moscú, Serguéi Kapkov, el fundador del partido de derecha Plataforma Cívica, Mijaíl Prójorov, el exministro de Finanzas, Alexéi Kudrin, la viuda de Borís Yeltsin y muchos otros.

Reino Unido ha estado representado por el ex primer ministro John Major; Estados Unidos, por el embajador John Tefft; Lituania, por su ministro de Exteriores, Linas Antanas Linkevicius; también han acudido a rendirle homenaje varios embajadores de la Unión Europea.

El gran ausente en la despedida de Nemtsov fue Alexéi Navalni, considerado actualmente el principal dirigente opositor, quien el pasado 20 de febrero fue condenado a 15 días de detención administrativa por haber repartido octavillas en el metro de Moscú sin contar con el permiso correspondiente. Navalni pidió que se le interrumpiera el castigo durante un día para poder asistir a los funerales de su colega, pero le fue denegado el permiso. El excampeón mundial de ajedrez y antiguo compañero de lucha de Nemtsov, Garry Kasparov, actualmente en el extranjero, aseguró que no asistiría al sepelio porque teme por su seguridad personal.

No fueron las únicas ausencias. El presidente del Senado polaco, Bogdan Borusewicz, solicitó el visado para viajar a Moscú, pero le fue denegado por estar en la lista de políticos europeos que tienen prohibida la entrada a Rusia en respuesta a las sanciones de la UE adoptadas contra Moscú por la crisis ucrania, según aclaró la embajada rusa en Varsovia, informa Efe.

La eurodiputada letona Sandra Kalniete también denunció que las autoridades rusas le negaron ayer lunes la entrada al país en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo. Según el consulado letón en Moscú, la cancillería rusa argumentó que la medida se debió a que la presencia de Kalniete no es deseable.

Tampoco Anna Durítskaya, la modelo ucrania que acompañaba a Nemtsov en el momento del asesinato, estuvo presente en los funerales, ya que decidió volar de regreso a Kiev la noche de ayer lunes. Durítskaya había llegado el viernes desde la capital ucrania a Moscú; Nemtsov la recogió en el aeropuerto de Sheremétievo alrededor de las once de la mañana.

Fuentes cercanas a la investigación han afirmado que la policía ha logrado reconstruir el último día del político y ha llegado a la conclusión de que fue seguido desde la mañana de aquel fatídico día. Según Lifenews, los sicarios utilizaron tres automóviles para seguir el Range Rover de Nemtsov. Alternaron los vehículos hasta seis veces.

La pareja habría pasado la mayor parte del día en el piso de Nemtsov, y por la tarde este se dirigió a dar una entrevista, mientras Durístkaya acudió a un spa. Quedaron en encontrarse en los grades almacenes GUM de la Plaza Roja. Allí cenaron en café Bosco y, alrededor de las once y media de la noche, cuando regresaban a pie al piso, un sicario disparó a Nemtsov por la espalda en el Gran Puente del Moscova. El agresor huyó en un vehículo. Durítskaya aseguró a los investigadores que no vio la cara del asesino, ni la placa del coche. Solo recordaba que el automóvil era de color claro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >