Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ocaso de la dinastía Gandhi

El líder del partido clave en las últimas décadas en India se toma un descanso tras los desastres electorales

Rahul Gandhi muestra el dedo marcado al votar en febrero.
Rahul Gandhi muestra el dedo marcado al votar en febrero. efe

Rahul Gandhi, el cachorro de la dinastía Gandhi al frente del Partido del Congreso de India, se ha tomado unas semanas libres para “reflexionar sobre eventos recientes y el futuro del partido”, según anunció la formación esta semana. El partido asegura que esta no es una renuncia de su vicepresidente. Los medios informan de que el político se ha ido a Alemania y visitará Grecia.

El partido que durante más tiempo ha gobernado India —54 años desde la independencia, en 1947— ha caído en una grave crisis desde que en mayo pasado sufriera su peor derrota en la historia a manos del hinduista Partido Bharatiya Janata (BJP), que ganó por mayoría absoluta en las elecciones generales. Las cosas no han dejado de empeorar en otras elecciones estatales y una de las últimas señales fue que este mes no logró ni un escaño en la capital, Nueva Delhi. Los analistas aseguran que el partido, el único que históricamente ha tenido relevancia a nivel nacional, no tiene la más mínima idea de cómo salir adelante. También que hay una batalla interna sobre cuánto poder debe tener Rahul Gandhi, que no ha sido capaz de traer votos y credibilidad a la formación que dirigieron sus padres, su abuela Indira y su bisabuelo Jawarharlal Nehru.

“Si Rahul quiere reflexionar sobre lo que ha ido mal ¿por qué criticarlo? Cada uno necesita paz para reflexionar. Pero el momento elegido pudo haber sido mejor”, tuiteó Digvijaya Singh, un importante líder de la formación política. La ausencia coincide con una de las sesiones más importantes en el Parlamento: la del presupuesto, que es una hoja de ruta de las decisiones económicas del Gobierno del BJP, que se espera que sean rompedoras y quizá decisivas para el futuro del segundo país más poblado del mundo.

Algunos analistas aseguran que Rahul Gandhi, de 44 años, está descontento porque sus planes de modernizar el partido carecen del apoyo de la vieja guardia, que coincide más con su madre, Sonia Gandhi, presidenta del partido. “La salud de la madre es delicada y ella, como otros dirigentes, ven que no se ha creado un nuevo liderazgo que haga política con la dureza que se necesita”, explica el analista político Kay Benedict.

Familia de políticos

Rahul Gandhi, de 44 años, es hijo de Rajiv y nieto de Indira; ambos fueron primeros ministros y fueron asesinados. Es bisnieto de Jawarharlal Nehru, uno de los fundadores de la Unión India.

Sonia Gandhi, su madre, nacida en Italia, preside el Partido del Congreso.

Las teorías sobre el tiempo sabático de Gandhi van desde que es un descanso previo a que sea nombrado presidente del partido, a que esto marca su definitiva partida de la política, en la que en realidad nunca ha estado muy interesado, sino que le llegó por parentesco. Sus más acérrimos detractores dicen que este es sólo una muestra más de que el cachorro de los Gandhi nunca ha estado disponible cuando se le necesita.

“Por ahora el Congreso está perdido. Para gran parte de la población está claro que debe de dejar de depender del liderazgo de una familia”, asegura el politólogo Ajay Singh. Como muchos, dice que en el partido hay voces que creen que Gandhi, “un chico bueno, pero un político reacio, errante, al que le falta madurez y discurso”, debe tener un perfil más bajo. Singh cree que para la vieja guardia no será difícil marginarle tras las derrotas.

“El Partido del Congreso tiene mucho que decidir, y aún más que perder, en sus próximas reuniones en abril, donde se espera que se redefina el rumbo de la formación que pasó de dominar India a ser una oposición blanda en muy poco tiempo”, explica Benedict. Ahora sólo tiene 44 escaños en el Parlamento, cuando antes nunca había bajado de los 120.