Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malasia declara “un accidente” la desaparición del vuelo MH370

La medida permite que los familiares de las víctimas puedan tramitar las compensaciones

La mujer de una de las víctimas muestra la foto de su marido.
La mujer de una de las víctimas muestra la foto de su marido. EFE

Han pasado 327 días. Un dispositivo de búsqueda que ha incluido 95 barcos y 65 aeronaves y que se ha convertido en el más caro de la historia no ha conseguido hallar ningún rastro. Finalmente, la compañía aérea Malaysia Airlines ha declarado de modo oficial “un accidente” lo ocurrido a su avión MH370, desaparecido el 8 de marzo del año pasado cuando cubría la ruta Kuala Lumpur-Pekín. “Con el mayor dolor y el mayor peso en el corazón” también considera muertas a las 239 personas que viajaban a bordo. “Entendemos que será muy difícil para las familias y los seres queridos de los 227 pasajeros y los 12 tripulantes a bordo planteárselo, y mucho más aún aceptarlo”, indica una declaración emitida por el director general del Departamento de Aviación Civil malasio, Azharuddin Abdul Rahman.

La declaración formal permite que los familiares de las víctimas puedan finalmente tramitar la reclamación de compensaciones a la línea aérea y cobrar los seguros correspondientes. “Es importante que las familias intenten retomar sus vidas normales, o vidas lo más normales posibles tras esta pérdida repentina”, explica el comunicado. Inicialmente el anuncio iba a efectuarse en una rueda de prensa, aunque la convocatoria se anuló precipitadamente. La razón aducida por la línea aérea era que algunos familiares de las víctimas se encontraban presentes pese a que la invitación era solo para periodistas.

La declaración no implica que vaya a abandonarse la operación que continúa en marcha, bajo dirección australiana, para tratar de localizar el avión, desaparecido repentinamente cuando llevaba apenas unos 40 minutos de vuelo. Los responsables de la búsqueda han establecido que la aeronave desconectó sus sistemas de comunicaciones y por razones desconocidas se desvió bruscamente rumbo oeste. Ecos de señales electrónicas captadas por los satélites situaron su último trayecto en un arco a lo largo del sur del Índico. En un momento dado se le agotó el combustible y cayó al mar.

Pero ni la operación con barcos y aeronaves primero, ni con sofisticados equipos de rastreo después han conseguido encontrar restos del avión. No ha habido éxito ni en la zona originalmente demarcada, al oeste de Australia, ni en la más amplia en la que continúa la búsqueda en la actualidad, en uno de los mayores misterios de la historia de la aviación comercial. Los Gobiernos australiano y malayo calculaban en agosto un coste de 43 millones de euros solo para la segunda fase de la operación.

“La búsqueda del MH370 sigue siendo una prioridad. El Gobierno de Malasia está comprometido a continuar todos los esfuerzos que sean razonables para resolver esta tragedia, con la cooperación y asistencia de los gobiernos de China y Australia”, indica el comunicado. Aunque los viajeros eran de trece nacionalidades diferentes, la gran mayoría, 153 personas, eran ciudadanos chinos.

No obstante, subraya Abdul Rahman, las investigaciones se ven limitadas por la falta de elementos físicos, en especial las cajas negras que registran los datos del vuelo. En torno al próximo 8 de marzo, fecha del aniversario de la desaparición, se emitirá un informe provisional sobre los progresos de la investigación. “En estos momentos no hay ninguna evidencia que pruebe ninguna conjetura sobre la causa del accidente”, señala.

Tras el anuncio, el Gobierno chino ha instado a los responsables malasios, a través de un comunicado de su Ministerio de Exteriores, a cumplir sus compromisos y pagar las compensaciones debidas a las víctimas y continuar los esfuerzos por localizar el paradero definitivo del avión.

La desaparición del MH370 abrió lo que acabó siendo un año negro para la aviación malasia. Cuatro meses después otro vuelo de Malaysia Airlines, el MH10, era derribado cuando sobrevolaba Ucrania desde Amsterdam en camino a Kuala Lumpur, con 298 personas a bordo.

Más información