Cronología: de la brecha del PS a la crisis de Gobierno

El Pacto de Responsabilidad abrió una fractura interna en el partido de Hollande y Valls

Manuel Valls, primer ministro francés.
Manuel Valls, primer ministro francés.JOEL SAGET / AFP

La actual crisis del Gobierno francés, que este lunes ha obligado al presidente François Hollande a encargar la formación de un nuevo Ejecutivo al primer ministro, Manuel Valls, se ha gestado a partir de varios elementos, entre los que destacan la brecha abierta en el seno del Partido Socialista (PS) francés por el denominado Pacto de Responsabilidad, un gran programa de ajuste económico que prevé ahorrar 50.000 millones en gasto público entre 2015 y 2017 y rebajar en 38.000 millones las contribuciones de las empresas con el objetivo de crear empleo y fomentar la actividad económica. Estos son los principales hitos de la crisis de Gobierno:

  • Manuel Valls alzó el tono como ministro del Interior del Gobierno de François Hollande con su expeditiva limpieza, en julio y agosto de 2012 —apenas dos meses después de asumir la cartera—, de los campamentos ilegales de gitanos romaníes que se levantaban alrededor de las grandes ciudades. Valls fue comparado con su antecesor en el cargo Nicolas Sarkozy, que hizo de la presencia de los gitanos el principal problema migratorio y de seguridad en 2010.
  • En octubre de 2013, tras la expulsión a Kosovo de una menor gitana escolarizada en Francia y su familia, Valls logra el apoyo del 89% de los votantes de la derecha y el 68% de los socialistas, frente al 23% de Hollande y su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, y se perfila como el auténtico hombre fuerte del PS francés.
  • Tras la derrota socialista en las municipales de marzo, que ganaron los conservadores de la UMP y el ultra Frente Nacional, Valls sucede a Ayrault como primer ministro.
  • A primeros de abril, cuando Valls se dispone a afrontar el voto de confianza del Parlamento a su programa de gobierno, un grupo de 90 socialistas —85 de ellos diputados— reclama una vuelta a la izquierda del PS y formula serias críticas al programa económico adoptado por Hollande en enero, el Pacto de Responsabilidad, que Valls debe desarrollar.
  • En la sesión de investidura, Valls anuncia ante el Parlamento medidas para favorecer la creación de empleo y la actividad económica, con recortes masivos del gasto público (50.000 millones entre 2015 y 2017), en línea con las exigencias de reducción del déficit por parte de Bruselas y Berlín, y beneficios fiscales para las empresas (un ahorro de 38.000 millones). El programa de Valls obtiene el respaldo mayoritario de la Cámara, lo que agrava la brecha en el seno del PS.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí
  • El 21 de abril, otro grupo de diputados socialistas adscritos a la Comisión de Economía se une al motín. En total, los disidentes representan un tercio del grupo parlamentario socialista, lo que amenaza con hacer descarrilar el programa de ajuste económico.
  • En una semana, antes de que se someta a votación el Pacto de Responsabilidad, Valls maniobra para aplacar la rebelión interna, a la vez que mantiene intacto el plan de austeridad con una pequeña concesión: la promesa de ayudar a las rentas más bajas.
  • El 26 de mayo, el Gobierno de Valls reacciona a la victoria del FN en las europeas, con el 25% de los votos (24 escaños en Estrasburgo), con el anuncio de una bajada de impuestos y en concreto del IRPF en 2015.
  • A fines de agosto, menos de medio año después de asumir el cargo, la popularidad de Valls se desploma y baja al 36%. La rebelión en las filas del PS llega al Gobierno y Hollande fuerza un cambio del Gabinete para salvar sus reformas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50