Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU inicia los bombardeos para ayudar a la minoría sitiada en Irak

Es su primera operación militar para evitar un genocido desde la de los Balcanes en los años 90

Los peshmergas kurdos luchan junto a EE UU contra los yihadistas.
Los peshmergas kurdos luchan junto a EE UU contra los yihadistas. AFP

La intervención aérea de Estados Unidos en Irak tiene un doble objetivo. El primero de ellos -proteger el personal estadounidense en la ciudad de Erbil- justificó el inicio el viernes de los bombardeos contra posiciones de los yihadistas del Estado Islámico (EI). Y este sábado EE UU volvió a actuar en el norte de Irak para cumplir la segunda finalidad de su misión: evitar el genocidio de los yazidíes, una minoría perseguida por los insurgentes suníes que en los últimos meses han tomado el control de buena parte del país.

Ante la ofensiva de los milicianos del EI, entre 10.000 y 40.000 yazidíes han huido esta semana de sus residencias y se han refugiado en el monte Sinjar, en el noroeste de Irak. La montaña está rodeada por los insurgentes y los miembros de esa confesión -que mezcla zoroastrismo, cristianismo e islam- se encuentran aislados, y con apenas agua y comida.

La aviación estadounidense lanzó este sábado ayuda humanitaria a los yazidíes por tercer día consecutivo, y efectuó por primera vez bombardeos contra posiciones de los yihadistas en los alrededores de Sinjar para “defender a civiles yazidíes que estaban siendo atacados indiscriminadamente por el EI”, según informó en un comunicado el Comando Central del Ejército de EE UU.

La de este sábado supone la primera operación militar de EE UU para evitar un genocido desde la intervención en los Balcanes en los años 90. "Cuando tenemos capacidades únicas para impedir una matanza, creo que los Estados Unidos de América no pueden mirar hacia otro lado. Podemos actuar, de forma cuidadosa y responsable, para prevenir un acto potencial de genocidio", afirmó el presidente, Barack Obama, el jueves al anunciar su autorización a llevar a cabo bombardeos y lanzamientos de ayuda humanitaria en Irak.

EE UU lanza por tercer día consecutivo ayuda humanitaria a las miles de personas aisladas en el Monte Sinjar. En total, ha lanzado 37.000 litros de agua potable y 52.000 paquetes de comida lista para consumir

El primer ataque aéreo para ayudar a la minoría sitiada tuvo lugar a las 15:20 GMT. Varios aviones tripulados a distancia (drones) y cazas destruyeron un vehículo pesado desde el cual los yihadistas “disparaban contra yazidíes” cerca de Sinjar. Al cabo de veinte minutos las aeronaves de combate bombardearon otros dos vehículos y un camión del EI. Y a las 19:00 GMT alcanzaron otro vehículo armado empleado por los insurgentes. “Todas las indicaciones son que los ataques fueron exitosos en destruir los blancos intencionados”, subrayó el Departamento de Defensa.

Una hora antes de que empezara el primer bombardeo, Obama afirmó este sábado que aviones de combate estaban posicionados “para ayudar a las fuerzas en Irak a romper el asedio y rescatar a los atrapados” en el monte Sinjar.

El presidente también explicó que Washington prepara con sus aliados y la ONU la posible creación de un corredor para que los refugiados escapen de la montaña, aunque reconoció la dificultad logística de esa operación. En los últimos tres días, la aviación estadounidense ha lanzado en total 216 lotes con 37.000 litros de agua potable y 52.000 paquetes de comida lista para consumir.

EE UU tiene un consulado en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, y desde mediados de junio -cuando envió a 300 asesores militares a Irak ante el rápido avance extremista- cuenta con un centro de operaciones en la ciudad. El otro está en Bagdad, donde se concentra gran parte del personal estadounidense en el país al estar allí su embajada. “Estos ataques han destrozado exitosamente armas y equipamiento que los terroristas del EI podrían haber usado contra Erbil”, subrayó Obama.

Más información