El ímpetu renovador anima los primeros 100 días de mandato

Bachelet ha logrado sacar adelante el 91% de sus reformas

Bachelet durante una ceremonia Mapuche en el Palacio de La Moneda.
Bachelet durante una ceremonia Mapuche en el Palacio de La Moneda.MARIO RUIZ (EFE)

La semana pasada Michelle Bachelet presentó el balance de sus primeros 100 días al frente del Gobierno. Había anunciado la implantación de 56 medidas y afirmó haber cumplido el 91% de ellas. Bachelet ha decidido someter el 9% restante, que afecta a los pueblos indígenas, a la consulta previa de esos pueblos.

Desde la oposición y los medios más críticos se ha destacado que muchas de esas medidas ya se cumplían con su mero anuncio. Pero, a veces, el simple anuncio desató una lluvia de críticas, como sucedió cuando Bachelet habló en el Parlamento de impulsar la despenalización del aborto terapéutico.

Además, el esfuerzo patente de Bachelet por cumplir las promesas ha llevado a que desde la oposición se le acuse de actuar con excesiva premura y de hacer un mal uso de la mayoría parlamentaria al sacrificar el consenso en aras de cumplir con la agenda fijada.

Hasta ahora, la principal iniciativa ha sido la aprobación el pasado 14 de mayo en la Cámara de Diputados de la reforma tributaria. La ley contempla elevar los impuestos a las empresas y bajárselos a las personas. Su aprobación, tras 12 horas de debates, obtuvo el rechazo en bloque de toda la derecha, salvo un diputado.

La Presidenta insiste en que la ley no fue improvisada. Pero hay analistas afines al Gobierno que estiman que antes de formularse debió contar con la participación de más expertos. Bachelet alega que aún está a tiempo de perfeccionarse la ley, ya que ha de ser aprobada por el Senado. Y se muestra abierta al diálogo. Pero considera vital para el país que se apruebe en los próximos meses. “Nos va a permitir obtener recursos para la reforma educacional, pero también para hacernos cargo de los problemas de salud que hemos encontrado, e intentar mejorar las pensiones más bajas de nuestro país, y vivienda”, indicó la presidenta a este diario.

En cuanto a la reforma educativa, el Gobierno también ha cosechado críticas de quienes consideran que Bachelet habla constantemente de una educación “gratuita y de calidad”, pero no termina de concretar sus propuestas. La presidenta considera sin embargo que la reforma se va aprobando por partes, y que por eso algunos no terminan de ver el cuadro general. “Hemos enviado al Parlamento dos proyectos que abordan distintos problemas dentro de la educación. Y seguiremos adelante con otros proyectos. Vamos a ir de a poco porque son todos de una tremenda complejidad. Pero lo vamos a hacer aquí y ahora en los próximos meses”, concluye Bachelet.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Al margen de los porcentajes sobre las promesas cumplidas, la propia Bachelet indica que lo importante es que con esas medidas se ha trazado ya la hoja de ruta de su Gobierno. A partir de ahora, tendrá que hacerlas realidad.

Sobre la firma

F. P.

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS