Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

1914-2014, la Europa volcánica

Una comparación de los mapas políticos europeos en el último siglo es altamente ilustrativo de los profundos cambios producidos en una realidad todavía magmática

1914-2014, la Europa volcánica pulsa en la foto

En el centenario de 1914, un ejercicio de comparación entre los mapas políticos europeos en vísperas de la Primera Guerra Mundial, al final de la Segunda Guerra Mundial y en la actualidad es altamente ilustrativo de los profundos cambios producidos en una realidad todavía magmática, en especial al este del Continente.

1914. De la Europa de las naciones a la Europa de las ententes. En la segunda mitad del siglo XIX, se consolidó la Europa de las naciones, con la unificación italiana realizada por el Piamonte, la unidad alemana por la Prusia de Bismarck (que ganó territorio en guerra contra Dinamarca, Austria y Francia, que perdió Alsacia y Lorena), mientras que el Imperio Otomano se enfrentó con las nacionalidades balcánicas. La triple alianza se formó entre el Imperio alemán, el austrohúngaro con el Imperio Otomano y Bulgaria e Italia (que cambió de bando en 1915). Frente a ella se formó la entente cordial entre el Imperio Británico, Francia, Rusia y después Rusia y Estados Unidos. Tras la guerra, implosionaron los imperios austrohúngaro, otomano y ruso; Polonia resucitó; Hungría perdió dos tercios de territorio; nacieron Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania, Checoslovaquia, Ucrania, Armenia, Georgia y Azerbaiyán y el Reino de Yugoslavia como Estados.

El continente europeo se va configurando en dos bloques

1945-1992. La guerra fría. El continente y Alemania quedaron divididos por el telón de acero, con el equilibrio del terror por el arma atómica. En su parte occidental, la Alianza Atlántica y la OTAN como brazo armado, con los EE UU como potencia dominante y la creación de la Comunidad Europa. En su parte centro oriental, la URSS, potencia euroasiática, con el Pacto de Varsovia y el Comecon. Stalin rediseñó el mapa europeo con solapamientos y desplazamientos de países, como el enclave de Kaliningrado (la antigua Könisberg, capital de Prusia oriental).

1992-2014. Tras la caída del muro de Berlín en 1989, implosionaron, en guerra, Yugoslavia y, de modo pacífico, la URSS. Nació la Unión Europea (UE) en 1993 con 15 Estados y entraron las neutrales Austria, Suecia y Finlandia. Después, cuando pudieron decidir libremente, Polonia, Hungría, Estonia, Letonia y Lituania, Chequia y Eslovaquia (tras el divorcio de terciopelo), más Malta y Chipre se adhirieron a la UE. De las repúblicas procedentes de la antigua Yugoslavia, Eslovenia y Croacia entraron en la UE. Serbia, Montenegro, Bosnia-Herzegovina, Macedonia y Kosovo negociacian para entrar. También es el caso de Albania y Turquía.

En paralelo, los nuevos miembros se integraron en la Asociación para la paz promovida por la OTAN, con un sustancial repliegue militar de los Estados Unidos en el continente europeo.

El Consejo de Europa con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene una membresía de todos los Estados europeos (47 Estados), salvo Bielorrusia.

El papel de Ucrania sería fundamental en el proyecto de Unión Euroasiática

En la etapa actual, el continente europeo se va configurando en dos bloques. Al oeste, el proceso de consolidación de la UE, que ha pasado de 15 a 28 Estados, y a la vez de ampliación de la misma hacia el Este. En su seno, el núcleo central es la Unión Monetaria con la Eurozona que de momento incluye a 18 Estados.

Las relaciones con Rusia se establecieron sobre la base del Acuerdo de Cooperación suscrito en 1997, pendiente de renovación desde 2007 por diferencias sobre todo en los temas de democracia y derechos humanos. Por su parte, el presidente Putin ha lanzado el proyecto de la Unión Euroasiática, con Bielorrusia y Kazajstán como socios fundadores, para 2015, a partir de la Comunidad Económica Euroasiática, siguiendo el modelo de construcción de la Unión Europea a partir de la unión aduanera por pasos.

En su concepción, el papel de Ucrania en este proyecto sería fundamental, por su peso económico y geopolítico además de las razones históricas. En esta situación, la estabilización de la frontera este de la UE adquiere un valor político decisivo.

Enrique Barón fue eurodiputado entre 1986 y 2009.

 

Más información