Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El polémico patrimonio del anciano candidato Buteflika

El presidente argelino publica sus posesiones el día de su 77 cumpleaños y presenta su candidatura

La policía argelina detuvo el sábado a más de 80 manifestantes contra la candidatura de Bouteflika. Ampliar foto
La policía argelina detuvo el sábado a más de 80 manifestantes contra la candidatura de Bouteflika. efe

Muchos jóvenes, en las redes sociales, no se lo pueden creer. Y han multiplicado sus críticas y su ironía. Después de toda una larga vida dedicado en cuerpo y alma a la política argelina, varias veces ministro y en los últimos 15 años, tres mandatos, como presidente de la República de Argelia, Abdelaziz Buteflika celebró este domingo su 77 cumpleaños y publicó su declaración de bienes. Escueta. Cuatro líneas. Tres para reconocer que posee dos casas y un apartamento en Argel y otra para admitir que es dueño de dos coches particulares. Ha cosechado muchos comentarios que el veterano político no confiese, en esa declaración que le exige la ley electoral de 2012 para presentarse de nuevo a las elecciones presidenciales del 17 de abril, ninguna cuenta corriente bancaria, ni en su país ni en el extranjero.

El salario de Buteflika ha sido calculado, en algunas web no argelinas, en alrededor de unos 14.000 dolares mensuales. Algunos medios han especulado durante mucho tiempo con grandes fortunas escondidas, y nunca demostradas.

Lo que sí está contrastado es su amor al poder y a la política. A los 25 años, en 1962, fue nombrado por primera vez ministro de juventud y deportes por el presidente Ahmed Ben Bella en el primer gobierno tras la independencia. Luego lo ha sido en varias ocasiones. Y ahora lleva desde 1999 al frente del país, casi sin rival, enfermo, en silla de ruedas, tras padecer en abril de 2013 un ictus.

La declaración oficial

Abdelaziz Buteflika afirma, en virtud del artículo 136 de la Ley Orgánica aprobada en 2012 sobre el sistema electoral, ser propietario de:

Bienes Raíces

1. Una vivienda unifamiliar situada en Sidi Fredj (Staueli).

2. Una vivienda unifamiliar situada en la calle de la Rochelle (Argel).

3 . Un apartamento en el 135, calle Cheikh Bachir el Ibrahimi El Biar (Argel).

Otros bienes

Dos vehículos particulares.

Pero esa limitación física no le ha retraído y se presentará de nuevo a las elecciones del 17 de abril, pese a las crecientes críticas internas, tanto en la calle como entre otros dirigentes veteranos, que abogan por la retirada de toda una generación.

Ayer se produjeron en Argelia dos declaraciones políticas y un imagen relevante para la campaña. El propio Buteflika se presentó en persona ante el colegio electoral para formalizar su candidatura. Una fotografía para acallar ciertas maledicencias y para ponerse algo a prueba. La televisión próxima al Gobierno le mostró entrando en el centro en la parte de atrás de una limusina negra.

Las manifestaciones vinieron de ambos lados de la clase política. Por un lado se pronunció el también veterano político Ahmed Benbitour, de 67 años, exministro, que anunció su retirada de la competición por las presidenciales y abogó por un cambio pacífico en un régimen con tendencia a la gerontocracia. Casi al mismo tiempo el primer ministro ejerciente, Abdelmalek Sellal, calificó el estado de salud de Buteflika como “normal”, aunque apenas se le ve y no hace un discurso público desde mayo de 2012. Sellal lamentó con malestar las críticas que se formulan a que Bouteflika se presente a un cuarto mandato de cinco años cuando eso no se cuestiona en otros países como Alemania con Angela Merkel.

Son las declaraciones que ponen sobre la mesa la preocupación recurrente en esta campaña que comienza sobre la salud del jefe del Estado ante unas elecciones clave a las que están citados 22 millones de votantes y en las que se juega la estabilidad de un país que es el granero energético de Europa. Este mismo fin de semana, en Argel, se han producido manifestaciones contra esa candidatura, con casi un centenar de detenciones. Uno de los movimientos que reclama un cambio de modelo y otra generación de políticos se denomina Baraka (suficiente). Otro grupo de críticos se etiqueta como Kifaya (basta).

La evidencia de la edad de Buteflika con su cumpleaños y su exigua declaración de bienes provocaron una marea de comentarios jocosos este fin de semana en las redes sociales. Algunos jóvenes plantearon en Twitter y Facebook su inquietud porque Buteflika revele ahora el mismo patrimonio que en 2009, las anteriores elecciones. Tampoco entienden cómo no informa sobre ninguna cuenta bancaria. Otros, con más sarcasmo, aprovecharon la celebración de su aniversario para proponer “una cuestación para ayudarle a salir de El Mouradia”, el palacio presidencial.