La nieve paraliza, una vez más, Washington

Un temporal que azota la costa Este vuelve a cerrar los colegios y las oficinas del Gobierno federal. Cancelados miles de vuelos

La nieve y el viento provocan la clausura de las oficinas del Gobierno federal en Washington.
La nieve y el viento provocan la clausura de las oficinas del Gobierno federal en Washington. GARY CAMERON (Reuters)

Todo vuelve a estar cerrado en la capital de Estados Unidos debido a la fuerte tormenta de nieve, viento y hielo que azota Washington, una vez más este invierno. La tormenta, que muchos esperan que sea la última de este año, ha vuelto a cerrar colegios; cancelar y retrasar cientos de vuelos; dejar a miles de personas sin luz; a dejar aparcados los autobuses de la capital, y a clausurar todas las oficinas del Gobierno federal.

La nieve ha empezado a caer en Washington en la madrugada de este lunes. Las autoridades federales ya informaron a sus 300.000 funcionarios, a última hora de la tarde de ayer domingo, que “esta jornada no trabajaban o lo hacían desde de casa”; una decisión tomada por las drásticas previsiones meteorológicas, indicaron. El Congreso ha pospuesto las votaciones previstas para esta jornada y no habrá rueda de prensa de la Casa Blanca.

Los museos Smithsonian tampoco han abierto sus puertas este lunes, excepto el Museo Nacional del Aire y el Espacio, asentado en pleno Mall de la capital. Se espera que el Tribunal Supremo de EE UU esté abierto, porque tiene varios casos en agenda para esta jornada. Una vez pase la tormenta, lo meteorólogos alertan de que las temperaturas seguirán bajando. La situación ha llevado también al cierre de colegios en Baltimore y algunas áreas de la periferia de la capital están incomunicadas, explica AP. Se espera que Nueva York y Boston se librarán de estas fuertes tormentas de nieve.

Los aeropuertos más afectados son los de Washington, Nueva York y Filadelfia. Más de 5.000 vuelos ya han sido cancelados este lunes, según flightaware.com. Normalmente, hay unas 30.000 salidas diarias en EE UU. Los gobernadores de Nueva Jersey, Virginia y Delaware han declarado el estado de emergencia. "La acumulación de nieve en el apogeo de la tormenta puede llegar a los cinco centímetros por hora, haciendo que obstruya rápidamente las principales carreteras interestatales", han dicho desde el servicio de pronóstico de AccuWeather.

Las tormentas han sido algo cotidiano este invierno y han afectado a zonas en las que sus ciudadanos no están acostumbrados como el Medio Oeste e, incluso, el Sur de la nación. La alerta prevé que la acumulación de nieve supere los 30 centímetros en el Distrito de Columbia, aunque la nueva ola de frío amenaza toda la costa Este y regiones del Centro del país.

Durante la jornada se espera que las temperaturas lleguen a mínimas de entre -11 grados centígrados y los -22 desde Misisipi, pasando por el Medio Oeste hasta los Grandes Lagos y de allí, a Tennessee, según el Instituto Nacional de Meteorología. “La ola de frío afectará de Texas a Canadá”, han añadido las mismas fuentes. El temporal se desplazará hacia la zona del pacífico mañana martes, según han explicado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

 El temporal ha dejado al menos dos muertos, ambos en accidentes de tráfico, durante el fin de semana, informa REUTERS. Más de 100.000 hogares y negocios se han quedado sin luz, según informa Bloomberg, cerca del 80% de ellos, en Arkansas, Misisipi y Tennessee.

La serie de tormentas ha dejado a muchas jurisdicciones del país bajo mínimos para las tareas de recuperación y limpieza. Por ejemplo, mientras que en Estados como Indiana están escasos de sal, otros, como Virginia ya ha sobrepasado el presupuesto para esta tarea. Virginia cuenta con un presupuesto de 3,4 millones de dólares, y ya ha gastado 10 millones de dólares este invierno, informa la CNN.

Sobre la firma

Carolina García

La coordinadora y redactora de Mamas & Papas está especializada en temas de crianza, salud y psicología, y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es autora de 'Más amor y menos química' (Aguilar) y 'Sesenta y tantos' (Ediciones CEAC). Es licenciada en Psicología, Máster en Psicooncología y Máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS