Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el embajador palestino en Praga por una explosión en su domicilio

El embajador palestino en Praga fallece tras manipular una caja fuerte que estaba en el interior de su vivienda y que contenía algún tipo de explosivo

El embajador de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en la República Checa, Jamal al Jamal, de 56 años, falleció ayer en un hospital de Praga tras resultar gravemente herido en la mañana de Año Nuevo por una extraña explosión registrada en el interior de su vivienda, según informó el portal de noticias Novinky. La policía checa descarta en principio que la explosión se deba a un ataque terrorista o a un sabotaje. El portavoz policial, Andrea Zoulova, explicó que la explosión fue “probablemente causada por un sistema explosivo [de seguridad] colocado en la caja fuerte”. Algunas cajas fuertes están dotadas de un mecanismo que garantiza la destrucción de documentos secretos en caso de que alguien trate de forzar la cerradura.

Pero el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riad Malki, dijo a Associated Press que la caja fuerte llevaba más de 20 años sin ser abierta, y no hizo alusión alguna a mecanismos de seguridad. “El embajador quería saber lo que había en la caja fuerte”, dijo Malki. “La abrió y le pidió a su esposa que le acercase papel y lápiz para anotar el contenido de la caja fuerte”, añadió. Ella salió de la habitación y oyó una explosión. La mujer, de 52 años, fue atendida en el lugar de la explosión por inhalación de humo y fue trasladada a un hospital en estado de shock, si bien recibió el alta horas más tarde.

La caja fuerte había sido trasladada recientemente desde el antiguo edificio de la embajada en el barrio Praga-Troja al nuevo complejo del barrio de Suchdol, al noroeste de la capital checa, que alberga la sede de la legación diplomática y la residencia del embajador.

El cofre llevaba más de 20 años sin abrirse y procedía de unas antiguas oficinas de la OLP

Pero la caja procedía de un edificio que solía albergar oficinas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en la década de los ochenta del pasado siglo, cuando Praga era la capital de la extinta Checoslovaquia, uno de los países del bloque del Este con los que los palestinos tenían estrechas relaciones. El Ministerio de Relaciones Exteriores palestino anunció que enviará una delegación de alto nivel para colaborar en la investigación del siniestro con las autoridades checas, a las que ha autorizado a entrar en el domicilio del embajador para recabar pruebas que aclaren lo ocurrido.

El diplomático fue trasladado en coma inducido al hospital militar de Praga Stresovice, cuyo cirujano jefe, Daniel Langer, declaró a la televisión estatal checa que las lesiones que presentaba Jamal habían sido “particularmente devastadoras en la cabeza y el pecho”.

La explosión se produjo en un edificio de reciente construcción en el que el embajador había pasado solo dos noches con su familia y en la que también se había instalado la sede de la legación diplomática. Jamal, nacido en 1957 en el campo de refugiados de Sabra y Chatila, en Beirut (Líbano) fue cónsul general en Alejandría desde 2005 hasta que fue nombrado embajador en Praga el pasado octubre. Las tensas relaciones de la República Checa con la ANP quedaron explícitas en su toma de posesión, cuando Jamal expresó su disgusto al presidente checo Miloš Zeman por unas declaraciones en las que éste apostaba por cambiar la embajada checa en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.