Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TIJ da a Camboya la soberanía del área que rodea el templo Preah Vihear

Preah Vihear es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2008

El templo es camboyano, pero se erige en la frontera con Tailandia

La titularidad de la zona ha provocado choques armados entre ambos países

Monjes budistas en el templo de Preah Vihear, el 10 de noviembre. Ampliar foto
Monjes budistas en el templo de Preah Vihear, el 10 de noviembre. AFP

“La soberanía del área que rodea el templo Preah Vihear —erigido entre los siglos XI y XII en la frontera de las actuales Camboya y Tailandia— corresponde a la primera. Dado que la titularidad del santuario es camboyana, las fuerzas tailandesas destacadas en la zona deben retirarse”. Así reza el fallo dictado este lunes por el Tribunal Internacional de Justicia de la ONU (TIJ), que zanja una disputa centenaria entre ambos países. En 1962, los mismos jueces concedieron Preah Vihear a Camboya, pero la propiedad del terreno donde se alza quedó en el aire. La nueva decisión despeja dicha duda y debería evitar el rebrote de conflictos armados entre ambos países. Unos choques que en 2011 causaron un centenar de muertos y miles de desplazados.

Preah Vihear es una de las joyas del Imperio Jemer, que llegó a comprender los territorios de lo que hoy es Tailandia, Laos, Vietnam, Birmania y Malasia, además de Camboya. Consagrado al dios hindú Shiva, la orografía del terreno ha complicado su soberanía. Alzado sobre una escarpada colina en la jungla camboyana, el acceso caía de forma natural del lado tailandés.

En 1904, el primer mapa moderno del lugar, trazado por Francia, poder colonial en Camboya, situó el templo entre los dos países. En 1907, la versión actualizada del gráfico lo marcaba ya en suelo camboyano. Bangkok ocupó el lugar en 1954, y Phom Penh, ya independiente de París, decidió apelar al TIJ.

El fallo de 1962 era vinculante y favoreció un acuerdo tácito en virtud del cual podía visitarse el santuario desde Tailandia, sin visado. De hecho, las autoridades tailandesas controlaban la zona. Todo saltó por los aires en 2008, cuando Camboya logró que la UNESCO declarara Preah Vihear patrimonio de la Humanidad.

Además de reconocer un tesoro milenario, se favoreció el turismo, reforzado en 2003 con la apertura de una carretera que lleva al templo. El sello de la UNESCO contribuye también a difuminar su lado más oscuro: allí se refugiaron los guerrilleros del Jemer Rojo —acusados de genocidio— cuando Vietnam invadió Camboya.

En 2011, y después de que el viejo conflicto fronterizo causara varios muertos, Camboya recurrió de nuevo al Tribunal de la ONU. Para evitar nuevas bajas, los jueces ordenaron entonces a ambas capitales la creación de una zona desmilitarizada. La actual decisión es también vinculante, pero al menos un grupo nacionalista, la Red Patriótica Tailandesa, ha señalado que no está dispuesto a aceptarla.