Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Corte Penal Internacional permite que Trípoli juzgue al jefe de espías de Gadafi

Abdula el Senusi está acusado de crímenes contra la humanidad cometidos durante las revueltas de 2011

Las autoridades libias quieren procesar también a Saif el Islam, hijo de Gadafi, pero en su caso la Corte se opone

Los rebeldes celebran en Misrata la victoria sobre Gadafi, en 2011. Ampliar foto
Los rebeldes celebran en Misrata la victoria sobre Gadafi, en 2011.

La Corte Penal Internacional (CPI) ha dado luz verde para que Abdulá el Senusi, antiguo jefe de espías del régimen del fallecido Muamar Gadafi, sea juzgado en Trípoli. La Corte le acusa de crímenes contra la humanidad cometidos durante las revueltas que acabaron con Gadafi. Hasta ahora exigía que el proceso tuviera lugar en La Haya, su sede oficial. Los jueces, sin embargo, han decidido este viernes que el proceso puede seguir adelante a domicilio “porque Libia está en disposición de hacerlo”. La CPI solo actúa cuando el país donde se originan los delitos no puede garantizar un juicio justo.

Senusi huyó de Libia tras las revueltas, y permaneció un tiempo escondido hasta que Mauritania decidió extraditarlo a Libia. A pesar de su decisión, la Corte ha subrayado que este caso “nada tiene que ver con el de Saif el Islam”, acusado asimismo de crímenes contra la humanidad. El hijo de Gadafi, que actuaba de primer ministro de hecho de su padre, permanece detenido por milicianos en Zintán, al oeste del país. Sus captores no quieren a entregarlo a los tribunales en Trípoli porque, según aseguran, en 2011 puso en peligro la seguridad nacional. La apertura de su caso está prevista para diciembre en la propia Zintán.

La decisión de los jueces internacionales con respecto a El Senusi es firme, pero no inamovible. Si Libia diera muestras de no saber organizar un juicio imparcial, puede ser revocada. Libia contempla la pena de muerte en sus leyes. La CPI solo impone cadena perpetua.