Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kerry introduce dudas sobre los planes de ataque a Siria

El secretario de Estado sugiere que el régimen sirio ponga su arsenal químico bajo control internacional

Dos comentarios del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, han causado confusión sobre los planes de la Administración de Estados Unidos en Siria y pueden suponen un obstáculo en el camino que prosigue hoy el presidente Barack Obama para convencer a sus ciudadanos y el Congreso de la necesidad de un ataque a Siria con una decena de entrevistas concedidas a medios de comunicación y su discurso de mañana por la noche a la nación.

Kerry declaró en una rueda de prensa en Londres junto a su colega británico, William Hague –dentro de su gira para buscar alianzas para la acción militar-, que cualquier ataque sería “increíblemente pequeño”. El jefe de la diplomacia estadounidense dijo que el ataque estaría encaminado a dañar el régimen de Asad pero sin desplegar ni un solo soldado de EE UU sobre el terreno y sería “muy limitado, muy concreto y de esfuerzo a corto plazo”.

A esta declaración que parece exponer el poco deseo que la Administración demócrata tiene de implicarse en un nuevo conflicto bélico, se unió otro comentario del secretario de Estado que introdujo un nuevo elemento en el debate y abrió una nueva puerta de negociación en la crisis que ya se extiende por más de dos años y medio.

A la pregunta de un periodista en Londres sobre si había algo que Damasco podía hacer para evitar un ataque militar, Kerry respondió: “Seguro que sí, podría entregar todas y cada una de sus armas químicas a la comunidad internacional la semana próxima –entregarlas todas y sin retraso-, pero no lo va a hacer y además no se puede hacer”, finalizó el secretario de Estado.

Las palabras de Kerry fueron usadas por el Kremlin y el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, convocó una rueda de prensa para anunciar que Rusia había pedido a Siria que pusiera su arsenal químico bajo control internacional para su posterior destrucción y que estaba a la espera de una respuesta por parte del régimen sirio.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, anunciaba que estudiaba pedir al Consejo de Seguridad que instara a Siria a reunir en un lugar seguro las armas químicas para que puedan ser destruidas de forma segura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >