Declarada la emergencia en un tercio de Perú por las nevadas y heladas

Defensa Civil calcula más de 80 mil personas afectadas por el frío y 26 mil animales muertos por falta de alimento y enfermedades

Los pobladores de Corani (Perú) esperan la ayuda enviada por el Gobierno.
Los pobladores de Corani (Perú) esperan la ayuda enviada por el Gobierno.EFE

Puno, el departamento del sur andino de Perú más golpeado por las nevadas de la semana pasada y las heladas que terminan este jueves, requiere 120.000 pacas de heno para ovinos y auquénidos –alpacas- cuya lana es muy demandada. Más de 20.000 animales han muerto en esa región y cerca de medio millón están afectados, según datos del Instituto de Defensa Civil. En las diez regiones de la sierra central y sur perjudicadas por el clima hay más de 83.000 personas afectadas. Las consecuencias en infecciones respiratorias podrían verse más adelante.

El viernes último, el Gobierno declaró en emergencia 250 distritos y provincias en diez de los 24 departamentos del país que sufrieron lluvias, nevadas y bajas temperaturas entre el 24 y el 28 de agosto. “Hubo una tregua en las lluvias y nieve el día 27, pero esta semana hay heladas debido a la entrada de una masa de aire seco. Teniendo en cuenta el área cubierta por la nieve, Puno fue el departamento más afectado, luego le siguen Arequipa, Cusco, Moquegua, Apurímac, Ayacucho y Tacna”, explica Martín Bonshoms, del área de pronósticos del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrografía (Senamhi).

Según Senahi, más de 68.000 kilómetros cuadrados quedaron bajo la nieve la semana pasada. Se trata de zonas pobres sin sistemas de calefacción y en donde, por encima de los 3.500 metros, las temperaturas descendieron a -20 ºC en los últimos días. El área de cultivo afectada asciende a más de 60.000 hectáreas.

“Las zonas alpaqueras no cuentan con forraje y no tienen la costumbre de almacenar. Ha sido falta de prevención, es cierto que nadie esperaba una nevada tan fuerte, esto no ocurre hace muchos años, pero el sistema de defensa civil y los alcaldes están enfocados en otros asuntos. Realmente hay afectación en la zona norte en Carabaya y en el sur, Collao y Chucuito. Al parecer, ha habido desabastecimiento de medicinas”, comentó una fuente estatal desde Puno.

“En esta época como no hay pastos y menos forraje llevan las alpacas a las alturas donde hay bofedales (zonas de tierra húmeda) y por eso los animales han estado lejos de los cobertizos, sólo se albergan en pequeñas chozitas, por eso han estado desprevenidos y no han podido arrear el ganado a tiempo”, añadió la misma fuente.

En Puno, la nieve además ha causado problemas en la vista y quemaduras en la piel. Asimismo, hay quejas acerca de los criterios de distribución de la ayuda y escasean los alimentos: en algunas zonas la población está aguantando solo con alcohol y masticando coca.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sin embargo, el director encargado de la Dirección Regional de Salud de Puno, Leopoldo Tune, refirió que han enviado equipos con médicos y obstetrices a la zona, “son brigadas que, en setiembre y octubre, harán trabajo de previsión y con atención focalizada. Por el momento no hemos registrado ningún pico en el número de infecciones respiratorias, pero estas nevadas podrían traer problemas a posteriori. Nuestros datos epidemiológicos están actualizados hasta el jueves de la semana pasada”, explicó a este diario.

El médico destacó que Puno está en “alerta roja” para que el personal no tome vacaciones ni descansos y cumpla su horario completo. “Y si hay algún equipo en almacén, debe habilitarlo para que esté disponible”.

Los más perjudicados por el mal tiempo son los niños de las comunidades más pobres de la sierra: la televisión capitalina ha mostrado menores que no tienen zapatos, a quienes les colocan bolsas de plástico en los pies y en la espalda, a modo de capa, para afrontar la lluvia y las bajas temperaturas.

El gobierno ha reaccionado con lentitud. Pese a que Senamhi emitió el alerta de las nevadas el día 20, el gobierno central declaró la emergencia el 31, y ese día también dispuso el envío de ayuda humanitaria -paquetes de heno, frazadas, medicamentos para enfermedades respiratorias, y ponchos para los brigadistas de salud, entre otros-.

Los departamentos de la sierra del Perú por lo general sufren bajas temperaturas entre junio y julio, período en el que mueren niños por causa de neumonía. El vocero del Senamhi indicó que esta es la época seca en los Andes y por ello resultaron atípicas las nevadas y lluvias de la semana pasada.

Mientras tanto, los medios locales de Puno y Arequipa reportan decenas de distritos adonde la ayuda aún no ha llegado. Ante la emergencia, el Congreso aprobó el lunes disponer de 100.000 soles de su presupuesto para atender “la donación de alimentos y bienes, y la contratación de servicios de transporte y almacenaje”, destinados a los damnificados del desastre natural en Puno, Cusco y Arequipa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS