Alemania mantiene la confianza en el liderazgo de Merkel

Los sondeos asignan un 40% a la CDU frente al 26% de los socialdemócratas

La canciller Angela Merkel es entrevistada el jueves en un acto público en Berlín.
La canciller Angela Merkel es entrevistada el jueves en un acto público en Berlín. JOHN MACDOUGALL (AFP)

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel mantiene sus expectativas de victoria para las elecciones de septiembre, pese al enfriamiento económico. Tampoco parecen afectarle los recientes escándalos que salpican al partido hermano de la CDU en Baviera, la Unión Social Cristiana (CSU). Según la gran encuesta mensual de la televisión pública ARD, Merkel sigue siendo la líder más valorada por los alemanes, seguida por el ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble. El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) sigue en el hoyo demoscópico y pierde un punto respecto al sondeo anterior. Según la ARD, el 40% de los alemanes votaría hoy a la CDU de Merkel, mientras que el SPD obtendría el 26% de los apoyos.

Los Verdes sumarían un punto, hasta llegar al 15%, tras un congreso federal en el que hace una semana presentaron un programa electoral con marcado acento izquierdista. Pese a que el Partido Liberal (FDP), socio de Merkel en el Ejecutivo, quedaría fuera del Bundestag, la encuesta deja al centroizquierda de SPD y Los Verdes sin mayoría suficiente para formar Gobierno. La intención de voto del partido La Izquierda (Die Linke) sigue alrededor del 7%. Ni Los Piratas ni el nuevo partido antieuro Alternativa por Alemania (AFD, en sus siglas alemanas) superarían el 3% de intención de voto. Hace falta el 5% para acceder al Bundestag.

Merkel sigue en la cumbre, pero la CSU bávara se está viendo sacudida por dos escándalos paralelos. Por un lado, la masiva evasión fiscal del presidente del Bayern de Múnich, Uli Hoeness. El técnico y exfutbolista confesó hace dos semanas que ocultó a Hacienda una cuenta multimillonaria en Suiza. La oposición acusa a Merkel y al líder de la CSU, el primer ministro bávaro, Horst Seehofer, de proximidad con el que fuera prócer del fútbol alemán. El centroizquierda recuerda que hace unos meses detuvo en la Cámara alta (Bundesrat) un acuerdo fiscal con Suiza que habría amnistiado a estafadores fiscales como Hoeness. El presidente del Bayern admite que se autoinculpó ante Hacienda tras el fracaso de los planes de amnistía fiscal del Gobierno. No dimite.

La CSU protagoniza, además, un escándalo de nepotismo en el Parlamento regional que ya le ha costado el puesto al jefe de su grupo, Georg Schmid. El socialcristiano contrató a su propia esposa con una retribución mensual de 5.500 euros. Otros miembros del partido ya han admitido prácticas similares, entre ellos la ministra de Justicia, Beate Merk. No dimite porque, como ella misma recuerda, no vulneró las permisivas leyes de Baviera.

Además de las elecciones generales, en septiembre se celebrarán sendos comicios regionales en los prósperos länder de Baviera y Hesse. Los escándalos amenazan con erosionar la sempiterna mayoría de la CSU en su región. En Hesse se perfila una victoria del centroizquierda, que hoy desbancaría del Gobierno a una coalición entre democristianos y liberales análoga a la de Merkel. Pero, como se ha visto en los casos de Baja Sajonia, Renania del Norte-Westfalia o Baden-Württemberg, el auge del SPD y Los Verdes en las regiones no tiene correspondencia en las generales.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción