Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los palestinos entierran a tres muertos en Cisjordania en un clima de alta tensión

El preso Maysara Abu Hamdiyeh falleció el martes a causa de un cáncer de esófago

Mueren dos jóvenes por disparos del Ejército israelí tras haber atacado un puesto de control

Jóvenes palestinos se enfrentan a soldados israelíes en las calles de Hebrón, tras el funeral del preso Maysara Abu Hamdeya. VER FOTOGALERÍA
Jóvenes palestinos se enfrentan a soldados israelíes en las calles de Hebrón, tras el funeral del preso Maysara Abu Hamdeya. AP

A pesar de haber fallecido por un cáncer, en un hospital civil en el que recibía tratamiento, Maysara Abu Hamdiyeh fue enterrado este jueves en Cisjordania con honores de mártir por la causa palestina. Al funeral en su lugar de nacimiento, Hebrón, acudieron unas 3.000 personas. Ondeaban entre la multitud banderas amarillas del movimiento Al Fatah, verdes del grupo islamista Hamás y negras de la yihad. Para muchos palestinos, incluidos destacados líderes políticos, el caso de Abu Hamdiyeh es un ejemplo del maltrato que reciben los 4.800 presos palestinos en las cárceles israelíes, y un obstáculo que impide la reanudación del proceso de paz.

La muerte de Abu Hamdiyeh a los 64 años ha incrementado notablemente la tensión en los territorios palestinos. Durante las exequias hubo disturbios en Hebrón y cerca del asentamiento de colonos judíos de Yitzhar. La noche anterior, unos jóvenes lanzaron bombas incendiarias contra un puesto de control militar israelí en Tul Karem, al norte. Las Fuerzas de Defensa de Israel respondieron al ataque abriendo fuego, y dos jóvenes, Amer Nasser, de 17 años, y Naji Belbisi, de 18, fallecieron y fueron enterrados también este jueves.

Israel siempre tiene alguna excusa para no contar la verdad, para lavar la culpa de la ocupación. Nos quitan nuestra dignidad"

Fide Abu Hamdiyeh, sobrina del preso fallecido

La erupción de violencia llega solo dos semanas después del viaje del presidente norteamericano, Barack Obama, a la zona y a cuatro días de una visita en solitario de su nuevo secretario de Estado, John Kerry, que tiene intención de recuperar las negociaciones del proceso de paz. En ese contexto, el presidente de la Autoridad Palestina acusó este jueves a Israel de dinamitar las conversaciones.  Al parecer Israel quiere una tercera intifada", dijo, en una reunión con líderes de su partido, Al Fatah. "¿Cómo pueden llevar, las manifestaciones pacíficas, a la muerte de otros dos mártires?”, dijo en referencia a los dos jóvenes muertos en Tul Karm.

Abu Hamdiyeh, que fue general en las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina, fue condenado en 2007 a cadena perpetua por su papel en el intento frustrado de hacer explotar una cafetería de Jerusalén en 2002, en el contexto de la segunda intifada. En enero se le diagnosticó un cáncer de garganta. Según confirmaron a este diario fuentes del Servicio de Prisiones de Israel, se le trasladó de la prisión de Ramon a la de Eshel en marzo, para que estuviera más cerca de un centro médico, que visitó en varias ocasiones. La semana pasada se había iniciado además el trámite de ponerle en libertad condicional dado lo avanzado de su enfermedad. Murió finalmente en un hospital de Beersheba el martes.

“Estaba enfermo desde hacía meses, e Israel retrasó notablemente su tratamiento”, dijo durante el funeral la sobrina del fallecido, Fide Abu Hamdiyeh, de 30 años. Respecto a la condena por terrorismo, mantiene que era una falsedad. “Israel siempre tiene alguna excusa para no contar la verdad, para lavar la culpa de la ocupación. Nos quitan nuestra dignidad. Maysara era un buen hombre, al que todos querían. A su funeral ha venido gente de todas las ideologías y facciones”, añadió.

Y si mató, ¿no matan los israelíes? ¿No nos ocupan y nos separan de nuestros padres y nuestros hijos? ¿Qué pasa si mató?"

Mousa Nasser

Si Abu Hamdiyeh cometió un delito al planear un atentado terrorista durante la segunda intifada, a algunos de los asistentes no les importaba en lo más mínimo. “Debía de haber sido liberado, como todos los demás presos políticos de Palestina”, dijo Mousa Nasser, de 22 años. “Y si mató, ¿no matan los israelíes? ¿No nos ocupan y nos separan de nuestros padres y nuestros hijos? ¿Qué pasa si mató?”.

Desde la muerte del reo, el martes, la Autoridad Palestina ha emitido varios comunicados acusando de negligencia al Estado de Israel, cuyo Gobierno considera que se está poniendo en grave riesgo la posibilidad de recuperar el proceso de paz. “El preso murió de cáncer, en un hospital de Israel, recibiendo tratamiento médico”, dijo a este diario un oficial de la oficina del primer ministro, Benjamín Netanyahu. “Lo problemático es que la Autoridad Palestina esté explotando esta tragedia. Desafortunadamente, si siguen con el lenguaje del enfrentamiento no van a lograr nada”, añadió.

Al Ejecutivo de Netanyahu se le han abierto varios frentes en los pasados días. No solo debe contener los episodios de violencia en Cisjordania. Los proyectiles lanzados desde Gaza en centros de población han aumentado notablemente, algo que llevó a la Fuerza Aérea a bombardear dos objetivos dentro de la Franja el martes por la noche, por primera vez desde que Israel y Hamás firmaran un acuerdo de tregua en noviembre. Posteriormente, el grupo yihadista Majilis Shura Al Muyahidín, afiliado libremente a Al Qaeda, dijo ser responsable de los ataques desde Gaza.

Un palestino, antes de disparar con su arma al aire durante el entierro de Anbu Hamdiyeh.
Un palestino, antes de disparar con su arma al aire durante el entierro de Anbu Hamdiyeh. REUTERS

Medio millón de palestinos ha pasado por las cárceles de Israel desde 1967. La liberación de los 4.800 que hay presos en este momento es una de las exigencias de la Autoridad Palestina para avanzar en el proceso de paz y salvar la solución de dos Estados soberanos e independientes. Para Israel muchos de esos prisioneros son una amenaza para su seguridad y su existencia misma.

“Esto no es cualquier tipo de gente. Si hay alguien como Abu Hamdiyeh, que estaba dispuesto a enviar a alguien a matar a gente, otras personas, porque son judías, ese un gran problema”, asegura Ronni Shaked, exoficial del Sin Beth, el servicio de seguridad interior de Israel, y analista experto en movimientos islamistas y Palestina. “Un terrorista es un terrorista. Los actos de terror son actos de terror en cualquier caso y en cualquier lugar”.