Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama reivindica la retirada de Afganistán ante los veteranos de EE UU

El presidente recuerda el compromiso de su Administración con ese colectivo

El presidente de EE UU se dirige a los veteranos del Ejército de EE UU en el cementerio de Arlington.
El presidente de EE UU se dirige a los veteranos del Ejército de EE UU en el cementerio de Arlington. AFP

El presidente Barack Obama reiteró ayer su compromiso de concluir la retirarada de las tropas de Afganistán durante su segundo mandato y reivindicó el final de la guerra en Irak ante los veteranos del Ejército de Estados Unidos, congregados en el cementerio de Arlington para celebrar el día en el que ese país homenajea a ese colectivo. En su primer acto oficial tras resultar reelegido el pasado martes, Obama recordó, además, el compromiso de su Administración en los últimos cuatro años con los veteranos de guerra para garantizarles un futuro a su regreso del frente.

“Por primera vez en una década, no hay tropas de EE UU luchando y muriendo en Irak y unos 33.000 soldados ya han regresado de Afganistán”, señaló Obama, arrancando el primer aplauso de los presentes. El presidente también destacó los logros de las tropas destinadas en Oriente Próximo durante su primer mandato. “Hemos combatido a los talibanes y hemos debilitado a Al Qaeda, logrando dar muerte a su líder, Osama bin Laden”, enumeró el presidente.

A lo largo de la campaña electoral, Obama ha insistido en recordar que en sus primeros cuatro años como comandante en jefe cumplió con su promesa de terminar las dos guerras en las que su país estaba embarcado -la de Irak y la de Afganistán-. La importancia que el presidente otorga a estos dos conflictos quedó puesta de relieve cuando, tras el evento, acudió, acompañado por su mujer y el vicepresidente, Joe Biden, a visitar las tumbas de los soldados caídos en Irak y Afganistán.

Debemos comprometernos a servirles a ustedes tan bien como ustedes nos han servido a nosotros"

Barack Obama

Quedan todavía 70.000 soldados estadounidenses en suelo afgano y se espera que el grueso de la retirada comience a principios del año que viene, tras la toma de posesión oficial del presidente el 20 de enero. Esa retirada fue cuestionada por Mitt Romney quien aseguró que, de llegar a la Casa Blanca, consultaría con los altos mandos del Ejército sobre el particular y se mostró partidario de no adelantar la salida hasta que “éstos no estuvieran convencidos de que se habían logrado los objetivos de la misión”.

El presidente destacó la labor de su Administración para asegurar a los veteranos un puesto de trabajo o una matrícula universitaria. “Debemos comprometernos a servirles a ustedes tan bien como ustedes nos han servido a nosotros", indicó Obama. “Los soldados que regresan del frente no deberían de tener que luchar aquí por un trabajo o por un techo”, recalcó. El mandatario destacó la labor desarrollada por Biden y la primera dama al frente del programa federal Joining forces, que persigue ayudar a los veteranos y a sus familias a encontrar un empleo. “125.000 soldados tienen un puesto de trabajo gracias a empleados patriotas que ayudan a que los veteranos sientan que pueden prestar otros servicios a su país”, indicó Obama, quien, desde que llegó a la Casa Blanca, ha incrementado en un 41% el presupuesto destinado a los veteranos y ha aprobado medidas para favorecer su contratación en oficinas federales.