Capriles: “Chávez es derrotable”

El líder opositor venezolano trata de levantar el ánimo de sus simpatizantes "El que perdió la elección fui yo, no el pueblo", dice

Henrique Capriles, durante la rueda de prensa.
Henrique Capriles, durante la rueda de prensa.Carlos Garcia Rawlins / REUTERS

El líder opositor venezolano, Hernique Capriles, fue muy claro y directo en su primera conferencia de prensa tras la derrota sufrida en las elecciones presidenciales del domingo. "Estamos aquí para construir el futuro". "Un país dividido no avanza". "Aquí no hubo fraude. No caeremos en la antipolítica ni en el radicalismo que tanto daño han hecho a Venezuela". "Chávez es absolutamente derrotable". "El que perdió la elección fui yo, el pueblo no debe sentirse derrotado". Esos fueron algunos de sus principales mensajes en una comparecencia destinada a convencer a sus partidarios de que se ha perdido un partido, pero no el campeonato.

Capriles comenzó tratando de levantar el ánimo de sus simpatizantes destacando que la oposición había logrado en tan solo cuatro meses de campaña 6,5 millones de votos, dos millones más que en 2006 y tan solo 1,5 millones menos que el presidente Chávez, después de 14 años en el poder y teniendo este todos los recursos del Estado a su servicio. “Vengo a decirles que sigamos construyendo el camino. Perdimos un juego como la Vino Tinto —la selección nacional de fútbol venezolana, llamada así por el color de su camiseta— pierde a veces, pero tenemos que empezar a pensar en el próximo partido, que son las elecciones a gobernadores del próximo 16 de diciembre”.

“Para saber ganar hay que saber perder. Ha sido la elección más importante desde 1998. Ahora nos corresponde construir una alternativa desde bases sólidas. Hemos abierto un camino que se convertirá en autopista”, continuó Capriles, que durante las más de dos horas que duró la rueda de prensa se mostró siempre relajado y firme.

Más información

El líder opositor reveló también algunos detalles de la conversación telefónica que mantuvo con Chávez el lunes, un gesto de diálogo que le gustaría ver traducido en hechos. “Le dije al presidente que esperamos dejar de escuchar del lado del Gobierno insultos y descalificaciones”, afirmó, antes de contar con humor su sorpresa porque el líder bolivariano le llamó “por primera vez por su apellido”, en lugar de la sarta de apelativos despreciativos que le ha dirigido durante toda la campaña. “Le dije al presidente”, añadió, “que llamar a 6,5 millones de venezolanos élite era un absurdo y que debe entender que nosotros también vivimos en este país. Un país dividido no avanza”.

Capriles dijo estar convencido de que “el pueblo venezolano no ha dado un cheque en blanco al Gobierno” y advirtió a Chávez que “no subestime la reacción del pueblo”. “Ojalá este Gobierno viera que el modelo que trata de profundizar en Venezuela no funciona. Si el precio del petróleo baja un poco la situación va a ser muy comprometida. El país espera ahora resultados”.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El candidato opositor se refirió también al desigual duelo librado durante la campaña. “Nos enfrentamos a una maquinaria que empleaba todos los recursos del Estado y una maquinaria de descrédito”, que se “movilizó” de forma extraordinaria “entre las cinco y las ocho de la tarde” de la jornada electoral. "Yo no llegué a los pueblos ofreciendo casas y logramos 6,5 millones de votos. Hasta dinero repartía el Gobierno mientras que nosotros ofrecíamos un sueño".

Más ambiguo fue cuando afirmó que también se tuvo que enfrentar a otros sectores, en referencia a los antichavistas radicales nostálgicos del pasado. “Quien derrotó en este país a la vieja política no fue el presidente Chávez; fui yo. Somos parte de un nuevo liderazgo que está emergiendo y que tiene una forma distinta de hacer política”. Asimismo, se mostró seguro de que la unidad de la oposición se mantendrá, pero advirtió que no tolerará pactos políticos espurios ni “chantajes o acuerdos por encima de los venezolanos”.

Capriles anunció que tiene intención de seguir recorriendo Venezuela y seguir adelante con la alternativa que representa porque “Chávez es absolutamente derrotable. Ha perdido otras elecciones aunque no hayan sido presidenciales”. Y concluyó: “Todavía no ha llegado la hora del futuro, pero llegará. Si seguimos trabajando no tengo dudas de que en las próximas elecciones presidenciales ganará el futuro, la opción que estamos construyendo”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50