Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios secretos temen una ola de ataques integristas desde el norte Malí

Los extremistas amenazan con atacar embajadas de EE UU, Francia, Reino Unido y aeropuertos en el país en represalia a una posible intervención extranjera

Integrantes del grupo integrista Ansar Dine en el aeropuerto de Gao, Malí.
Integrantes del grupo integrista Ansar Dine en el aeropuerto de Gao, Malí. AFP

Los servicios de inteligencia internacionales han alertado de que los grupos integristas del norte de Malí planean atacar intereses occidentales en represalia por una eventual intervención militar de Occidente en Malí. Fuentes de los servicios secretos aseguran que Ansar Dine y AQMI (versión de Al Qaeda en el Magreb) están preparando ataques contra las embajadas de EE UU, Francia, Reino Unido y varios aeropuertos de Malí, por este orden.

El departamento de Estado de EE UU ya había expresado su preocupación por los grupos terroristas que operan en el norte de África en su informe de 2011. Los integristas que controlan el norte de Malí intentan instaurar en la zona (de unos 830.000 kilómetros cuadrados) un Estado regido por la sharía (ley islámica). En los últimos meses en el territorio se han vivido varios ataques a mausoleos considerados patrimonio de la humanidad por la UNESCO y la lapidación de una pareja que convivía sin casarse. El clima de terror ha provocado la huida de casi 400.000 personas del territorio del norte de Malí.

Desde finales de marzo el norte de Malí está en manos de dos grupos tuaregs, el Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (independentista y moderado) y Ansar Din (radicales islámicos) junto con la rama magrebí de Al Qaeda (AQMI). Su conquista del norte fue facilitada por un golpe de Estado militar en Bamako el pasado 22 de marzo contra el presidente elegido en las urnas, Amadou Toumani Touré. La Junta Militar salida del golpe acordó con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) la designación de Dioncounda Traoré como jefe de Estado interino. La pasada semana Traoré aseguró que una intervención militar extranjera parecía inevitable para "liberar" el norte del país.

Francia ha alertado en múltiples ocasiones del peligro de que Malí se convierta en una plataforma de exportación del terrorismo a África y el resto del mundo. François Hollande pidió el pasado mes de junio a la CEDEAO que "conjurase" la amenaza y comandara una intervención de la ONU que sería apoyada por Francia.