Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las peores matanzas de Estados Unidos

El tiroteo de Wisconsin, desgraciadamente no es un hecho aislado en un país que, en los últimos 20 años, ha contabilizado 24 tragedias semejantes

Eric Klebold y Dylan Harris, los responsables de la matanza de Columbine.
Eric Klebold y Dylan Harris, los responsables de la matanza de Columbine.

La matanza de este lunes en las inmediaciones del mando de Operaciones de la Armada de EE UU en Washington, en la que, por el momento, se han contabilizado 13 muertes, engrosa una larga lista de masacres en Estados Unidos. Este suceso es el quinto tiroteo masivo en el país en lo que va de año. En las últimas dos décadas se han contabilizado más de 62 tragedias similares, con un balance de más de 80 víctimas mortales distribuidas a lo largo de 30 Estados. 25 de estos tiroteos masivos se han producido a partir de 2006, sólo el año pasado tuvieron lugar siete.

Masacre en Newtown

El pasado 14 de diciembre, el joven de 20 años Adam Lanza abría fuego de manera indiscriminada en el colegio de primaria de Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, acabando con la vida de 20 niños menores de seis años y seis profesores, acabando con su vida después. Horas antes, Lanza había descerrajado varios tiros sobre su madre, Nancy Lanza. Esta terrible tragedia reavivó como nunca el debate sobre la tenencia de armas en EE UU, provocando una campaña para endurecer la legislación liderada de manera personal por el presidente de EE UU, Barack Obama. Finalmente, la iniciativa más ambiciosa desde hace 20 años sobre el control de las armas de fuego murió a principios de año en el Senado, incapaz de sacar adelante una propuesta legislativa bipartita que abogaba por extender el control de antecedentes penales y mentales a todas las ventas comerciales de armas en el país.

Tiroteo en un templo sij

El cinco de agoto de 2012, el veterano del Ejército de EE UU, Michael Page, abría fuego contra los asistentes al templo sij de Pak Creek, Wisconsin, acabando con la vida de seis de sus miembros e hiriendo a otros cuatro, antes de caer abatido por la policía. Page era un supremacista de la raza blanca.

Matanza en el cine

En la madrugada del viernes 20 de julio, James Holmes, de 24 años, irrumpió en el preestreno de la última película de la saga Batman cubierto con un chaleco antibalas y una máscara de gas y empezó a disparar sobre los espectadores de un cine de Aurora, una localidad a las afueras de Colorado (Denver). El joven, que dijo llamarse El Joker, uno de los archienemigos del hombre murciélago en los cómics, quitó la vida a 12 personas e hirió a otras 58. La masacre aún pudo haber sido más grave, ya que Holmes había convertido su piso en una trampa mortal, llenándolo de granadas listas para explotar en cuanto alguien abriera la puerta de su casa.El FBI y los artificieros consiguieron desactivar los artefactos explosivos.

Tiroteo en Tucson

El ocho de enero de 2011, el joven de 22 años Jared Loughner, obsesionado con la congresista por Arizona, Gabrielle Giffords, comenzó a disparar en un acto público junto a un supermercado en el que la política demócrata estaba ofreciendo un  discurso. Giffords recibió un disparo en la cabeza que la ha obligado a retirarse de la vida política, pero no de la pública, en la que encabeza un movimiento para reforzar el control sobre las armas de fuego. En el tiroteo fallecieron seis personas, incluida una niña de nueve años y otras 11, además de la congresista, resultaron heridas. Loughner fue condenado el año pasado a varias cadenas perpetuas. 

Matanza en Fort Hood

Hasta el tiroteo de este lunes en el mando de Operaciones de la Armada en la capital de EE UU, la masacre de Fort Hood, Texas, del 5 de noviembre de 2009, tenía el dudoso honor de haberse convertido en el peor ataque de la historia del Ejército de este país en suelo estadounidense. Ese día, el antiguo psiquiatra del Ejército, Nidal Malik Hasan, disparó indiscriminadamente contra los colegas que hacían cola para vacunarse en la base militar texana antes de ser enviados a Afganistán. Hasan asesinó a 13 compañeros e hirió a 32. A finales de agosto, el militar fue condenado a muerte por estos hechos.

Masacre en Virginia Tech

El tiroteo en la Universidad de Virginia Tech es, hasta la fecha, la segunda matanza que más víctimas se ha cobrado en EE UU. El 16 de abril de 2007, Seung-Hui Cho, un estudiante de ese centro educativo, mató a 32 personas e hirió a otras 17 en dos tiroteos separados por unas dos horas de diferencia, antes de quitarse la vida. Pese a que Cho había sido diagnosticado con un desorden de ansiedad, no tuvo ningún problema en adquirir las armas que utilizó en la masacre. La tragedia determinó al Estado de Virginia a prohibir la venta de armamento en los grandes almacenes.

Tiroteo en la Universidad de Tejas

La tercera tragedia más mortífera de EE UU tuvo lugar el 1 de agosto de 1966. Charles Whitman, un estudiante de la Universidad de Texas, se apostó en la torre del reloj del centro, provisto de tres pistolas y dos rifles de mira telescópica, y comenzó a disparar de manera indiscriminada. En los 90 minutos que duró el tiroteo, Whitman asesinó a 14 personas e hirió a otras 32. Previamente ya había quitado la vida a su mujer y a su madre. Un oficial abatió a Whitman de un tiro en la cabeza.

Matanza de Columbine

Aunque no es la que más muertos se cobró, probablemente la de Columbine (Colorado) sea la matanza de estudiantes que mayor impacto haya ocasionado en EE UU. El 20 de abril de 1999, Eric Harris y Dylan Klebold, de 17 y 18 años respectivamente, entraron en su Instituto de Columbine -a 29 kilómetros de Aurora, el suburbio donde está el cine en el que se ha producido el último tiroteo- provistos con un arsenal de armas y empezaron a abrir fuego contra sus compañeros. Harris y Klebold asesinaron a 12 alumnos y a un profesor antes de acabar con sus propias vidas. La masacre quedó registrada en las cámaras del circuito interno de seguridad del centro.

Tragedia en Minnesota

La mañana del 21 de marzo de 2005, Jeffrey Weise, un joven de 16 años, mató a su abuelo y a la abuela de su novia en la reserva de Red Lake en Minnesota. Acto seguido cogió el coche de su abuelo y se dirigió al instituto de Red Lake. En menos de tres minutos descargó 45 disparos que terminaron con la vida de cinco alumnos, un profesor y un guardia de seguridad e hirió a otros cinco compañeros. Durante ese corto intervalo de tiempo, los testigos aseguran que Weise no dejó de sonreír y que a una de sus víctimas le preguntó si creía en dios, algo que también inquirieron los asesinos de Columbine. Weise, que fue herido en el vientre con un lapicero que le clavó uno de los estudiantes que trató de contenerlo, se disparó un tiro en la boca. Las autoridades descubrieron que el joven había avisado de que planeaba llevar a cabo la matanza en varios correos electrónicos.

Ejecución en una universidad católica en Oakland

Una de las peores tragedias universitarias ocurrió hace tres meses en la Universidad cristiana de Oikos en Oakland (California). Alrededor de las 10.30 de la mañana del pasado 2 de abril, Ono Goh, un exalumno de 43 años, entró en el centro tomó a la recepcionista de rehén y preguntó por una auxiliar administrativa. Al comprobar que no estaba, puso a siete alumnos en fila india y les disparó a sangre fría acabando con sus vidas. Goh abandonó la universidad en su coche y fue detenido a las afueras de Alameda. La policía confirmó que que arrestado estaba preocupado por que se mofaran de sus conocimientos del inglés y que llevaba planeando la matanza desde hace semanas.

Tiroteo en una escuela Amish

Charles Carl Roberts, un repartidor de leche, es el responsable de otra de las matanzas en una escuela más recordadas en EE UU. El 2 de octubre de 2006 entró en una escuela Amish de la comunidad de Nickel Mines en Bart (Pensilvania), obligó a los adultos y a los niños a abandonar el recinto y se encerró sólo con las niñas, estudiantes de entre 6 y 13 años. Minutos después abrió fuego contra una docena de ellas. Tres murieron inmediatamente, otras dos lo hicieron al día siguiente en el hospital. Acto seguido, Roberts se suicidó. El de Pensilvania era el tercer tiroteo que se producía en un colegio de EE UU en esa misma semana.

Cuatro tragedias en 2012

En lo que va de año, en EE UU se han vivido varios episodios en el que personas armadas han disparado contra la población. Al tiroteo de la madrugada del viernes en el cine de Denver y a la matanza en la Universidad de Oklahoma, ha que añadir la muerte de tres alumnos a manos de otro compañero en un instituto de Cleveland el pasado 28 de febrero, el asesinato, siete días después, de la directora de un centro de Educación Secundaria de Florida a manos de un profesor de español y el tiroteo, el 8 de marzo, en el Hospital Psiquiátrico de Pittsburgh, en el que John Shick, de 30 años -que fue abatido por la policía- acabó con la vida de dos personas e hirió a otras siete.

Más información