Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libia rechaza a la CPI para juzgar a Saif el Islam por crímenes contra la humanidad

Trípoli quiere procesar al hijo del dictador Gadafi por crímenes contra la humanidad en su tierra y pide también a la Corte Penal Internacional que suspenda la orden de arresto

Las autoridades libias han rechazado oficialmente la competencia de la Corte Penal Internacional (CPI) para juzgar a Saif el Islam, hijo del depuesto dictador Gadafi, por crímenes contra la humanidad. El documento donde Trípoli cuestiona la jurisdicción era necesario para que el caso saliera de su atasco jurídico. Libia quiere un proceso ejemplar a domicilio y ha pedido asimismo que se posponga la orden de arresto emitida en 2011 por la Corte. Ahora corresponde a sus jueces decidir si la justicia libia está preparada para hacerse cargo de la situación.

La fiscalía de la CPI investiga las revueltas libias desde febrero de 2011 a instancias del Consejo de Seguridad de la ONU. Los jueces internacionales, por su parte, pidieron en junio pasado el arresto de Saif (y también de su fallecido padre, Muamar Gadafi, y del exjefe de espías, Abdulá Senusi). Sin embargo, Saif fue capturado en su tierrapor los insurgentes y Libia se resiste a cumplir las normas de la justicia internacional. Para que el caso siguiera rodando desde el punto de vista legal, faltaba el documento libio ahora enviado a La Haya, sede de la Corte.

El pasado 18 de abril, Luis Moreno Ocampo, fiscal jefe de de la CPI, viajó a Libia para investigar los cargos contra Saif el Islam y se entrevistó con las autoridades. En aquel momento, se habló de un posible acuerdo entre la Corte y Trípoli para que trasladar el sumario a suelo libio. “No hago pactos. Solo aplico la ley”, subrayó el fiscal entonces para despejar todas las dudas. “La Corte han ordenado la entrega del acusado. Si Libia desafía la admisibilidad del caso, corresponde a los jueces decidir”, añadió.

De ser procesado en Libia, Saif el Islam, que ha denunciado malos tratos, puede ser condenado a muerte. La CPI no contempla la pena capital y le garantiza un juicio justo. Algo que las organizaciones humanitarias no creen posible en su país. El caso contra Muammar el Gadafi quedó sobreseído tras su muerte. En cuanto a Abdulá Senusi, permanece detenido en Mauritania y Libia ha pedido su extradición. La CPI acusaba a Gadafi de ser responsable indirecto de los crímenes contra la humanidad cometidos en Libia. “Él daba las órdenes. Su hijo Saif, y Senusi, habrían sido los peones ejecutores”, en palabras de la fiscalía.