Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CIVIL EN SIRIA

Turquía acusa a su exaliado El Asad de cometer "crímenes contra la humanidad"

"El panorama [en Siria] cada día se parece más a Sarajevo y Srebrenica", afirma Davutoglu

Un coche bomba causa varios muertos en Deraa

Entregados a diplomáticos los cadáveres de los dos periodistas occidentales muertos en Homs

Foto difundida por la oposición en la que se ve a manifestantes en Binnish enarbolan carteles que forman la frase "mártir o libre".
Foto difundida por la oposición en la que se ve a manifestantes en Binnish enarbolan carteles que forman la frase "mártir o libre". AFP

Turquía, antiguo aliado de Siria y que ahora acoge a parte de la oposición al régimen de Bachar el Asad, advierte por boca de su ministro de Exteriores, Ahmet Davutoglu, de que la persecución de sus oponentes tiene indicios de crímenes de guerra y la represión de las manifestaciones está debilitando cualquier posibilidad de negociación. "El régimen sirio está perpetrando crímenes contra la humanidad todos los días", ha declarado Davutoglu en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo italiano, Giulio Terzi, informa Reuters desde Estambul. "Lo digo claramente, después de todas estas matanzas y crímenes, el régimen sirio se cierra todas las puertas al diálogo".

Sobre el terreno, la explosión de un coche bomba ha matado a siete personas en Deraa, según han explicado residentes en la ciudad. Esta localidad del sur del país es la cuna de las protestas ciudadanos que desembocaron en la revuelta vigente. "Han muerto al menos siete personas y octras ocho han resultado heridas. Resulta que estaban al lado del coche", ha explicado el vecino Saed Jawabra. "Un terrorista suicida ha detonado este sábado el coche que conducía", según la información ofrecida por la televisión oficial siria, que ha cifrado las víctimas mortales en dos personas.

El convoy del Comité Internacional de la Cruz Roja que ha llegado a la ciudad asediada de Homs y que intenta entrar desde este viernes en el distrito de Bab Amro, bastión de los rebeles hasta que lo abandonaron este jueves, tampoco pudieron acceder al barrio este sábado. Siguen negociando con las autoridades sirias para que les permitan el acceso. "Nuestro equipo sigue en homs, preparado para entrar en Bab Amro en cuanto sea posible", según un portavoz. La BBC informa de que el régimen impide el paso a los siete camiones con comida y medicinas con el argumento de que tienen que desminar la zona.  

Las autoridades sirias han entregado a diplomáticos extranjeros los cadáveres de los periodistas occidentales muertos en Homs, la estadounidense Marie Colvin y el francés Rémi Ochlik. Los cuerpos fueron entregados al CICR este viernes en Homs, que los trasladó recogerlos en el Hospital Universitario de Damasco. El embajador francés en la capital siria, Eric Chevallier, y un representante de la legación de Polonia (país que lleva los intereses de EEUU en Siria), se hicieron cargo de los cuerpos al recogerlos en el Hospital Universitario de Damasco, según informó a Efe el portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja, Saleh Dabakeh.

Un vecino de Deraa ha contado que "la explosión ha hecho temblar todo el pueblo y las ambulancias han llegado a toda prisa. Después de eso hemos oídos disparos".

El ministro turco Davutoglu ha comparado las matanzas actuales en Siria a las ocurridas en los noventa en la guerra civil en Bosnia. "El panorama actual se parece cada día más a Sarajevo y a Srebrenica. Desgraciadamente, la falta de consenso de la comunidad internacional anima al régimen". En la misma comparecencia, su homólogo italiano, Terzi ha declarado que El Asad ha perdido legitimidad como líder y que debería buscar condiciones para exiliarse como ha hecho el ya expresidente yemení Alí Abdulá Saleh y permitir la elección de un nuevo mandatario. "Debe haber un cambio. La solución yemení es la más factible", según el ministro italiano. Saleh dejó el poder en manos de su vicepresidente, precisamente uno de los puntos incluidos en el plan de la Liga Árabe que sirvió de base a la resolución que Rusia y China vetaron hace semanas en el Consejo de Seguridad de la ONU.