Dimite otro ministro brasileño arrinconado por la corrupción

Es el séptimo miembro del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff en dejar su cargo por un escándalo

El ministro de las Ciudades, Mário Negromonte, ha presentado hoy su dimisión a la presidenta brasileña Dilma Rousseff. Es el séptimo cargo, y el sexto por corrupción, que deja el Gobierno de la mandataria en poco más de un año.

Una vez más han sido tres medios de comunicación, la revista Veja y los diarios Folha de São Paulo y O Estado de São Paulo, los que han sacado a la luz las presuntas irregularidades y tramas corruptas en el importante ministerio de las Ciudades. Reducida la oposición, afectada por el enorme índice de apoyo que han recibido tanto el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como su sucesora, son los medios los que han asumido el papel de vigilantes del ejecutivo.

Hasta ahora, la salida de los siete ministros ha sido empujada por las acusaciones de la prensa: nunca por decisión propia de la presidenta. Pese a que Rousseff se había resistido a obligar la salida de Negromonte, ha sido él quien ha decidido dejar su cargo tras cuatro meses de acusaciones. “No aguanto más”, afirmó a sus compañeros de partido, el conservador Partido Progresista (PP).

El PP, que es uno de los partidos en coalición con el Partido de los Trabajadores (PT) al que pertenece Dilma, ha exigido que el sucesor de Negromonte sea también uno de los suyos. El ministerio de Las Ciudades maneja un enorme presupuesto.

Entre los escándalos que salpicaron a Negromonte, están reuniones que mantuvo con un empresario y un lobbysta interesados en un proyecto del ministerio. También se le acusa de respaldar un cambio en un proyecto de infraestructura de la Copa del Mundo de 2014 en Cubaiá, que supuso un coste extra de 700 millones de reales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS