Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia rechaza las críticas de Clinton a las elecciones legislativas

Clinton se ha declarado “extremadamente preocupada” por las infracciones cometidas durante las elecciones rusas del domingo

Rusia ha reaccionado airadamente ante las declaraciones de Hillary Clinton, sobre las irregularidades y falsificaciones que ponen en cuestión las elecciones legislativas en Rusia. El secretario de la Comisión Electoral Central (CEC), Nikolái Konkin, ha recomendado a la secretaria de Estado norteamericana centrarse en los asuntos de su país y “prestar más atención a sus propias elecciones”.

Ante los ministros de Exteriores de la OSCE en Vilna, Clinton se ha declarado “extremadamente preocupada” por las infracciones cometidas durante las elecciones rusas del pasado domingo. “Los rusos se merecen que su voz sea oída y que el país sea dirigido por gente que les rinde cuentas”, dijo la alta funcionaria.

El ministro de Exteriores de Rusia, que asistía a la reunión junto con Clinton, ha calificado de “contraproductivo” el intento de dar “prioridad” a algunos aspectos de la agenda de derechos humanos “al servicio de la coyuntura política”, según la agencia Itar-Tass. Lavrov ha recomendado a la organización centrarse en el incremento del nacionalismo en Europa.

Por su parte, Igor Borísov, observador electoral y antiguo miembro de la CEC, ha señalado que el informe de los observadores de la OSCE no contiene valoraciones como las que ha realizado Clinton. Evitando clasificar los comicios rusos con una única etiqueta, los observadores de la OSCE constataron el lunes la existencia de numerosas infracciones en las elecciones y especialmente en el procedimiento de recuento de voto. El griego Petros Efthymiou, jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, denunció la “interferencia del Estado en todos los niveles de la vida política”, incluido el proceso electoral, y manifestó que el principal problema de los comicios fue la “convergencia entre el Estado y el gobierno”. Dicho de otro modo, la apropiación del Estado por parte del partido gubernamental.

“Es necesaria la división entre el Estado y el partido”, manifestó Efthymiou. Aparte de constatar la “indebida interferencia de las autoridades del Estado” en las elecciones, el informe señala que los comicios estuvieron “sesgados” a favor de RU, las autoridades electorales “no eran independientes” y la “mayoría de los medios fueron partidistas” La calidad del proceso electoral “se deterioró considerablemente en el recuento que se caracterizó por frecuentes infracciones del procedimiento y casos de aparentes manipulaciones, incluidos serios indicios de pucherazos”. En más de un tercio de los colegios electorales observados las actas finales no se hicieron públicas y los observadores informaron sobre casos de obstaculización de sus actividades, sobre todo durante el recuento y tabulación de los resultados.

Los observadores recibieron muchas quejas verosímiles sobre intentos de influir indebidamente en la elección de los votantes, señalaron los observadores de la OSCE. La comisión electoral central dio información contradictoria sobre el número total de quejas que se han formulado y la Fiscalía no respondió a las peticiones de los observadores sobre la información de transgresiones. Por otra parte, la comisión electoral central no trató las quejas de transgresiones como tales, sino que les dio el tratamiento de avisos. “Todo el proceso para resolver las quejas en la comisión electoral central fue opaco y no proporcionó una solución efectiva y a tiempo a los que se quejaban”, La Comisión Electoral Central refractaria a las quejas y solo ha procedió a decidir sobre cinco de las varios centenares formuladas. El recuento de los votos fue “malo o muy malo” en 34 de 115 colegios visitados. En 17 de ellos había indicios de pucherazo durante el recuento. Francia ha exhortado a Moscú a investigar las transgresiones recogidas en el informe de la OSCE.

Entre los hitos de la jornada electoral está un vídeo donde el presidente de un colegio rellena el mismo las papeletas de voto a favor de Rusia Unida.