Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSEFINA VÁZQUEZ MOTA |Aspirante a la presidencia de México

“No hay marcha atrás en la guerra contra el ‘narco”

Josefina Eugenia Vázquez Mota.
Josefina Eugenia Vázquez Mota.

La exdiputada Josefina Vázquez Mota (1961) es una de las tres aspirantes a la candidatura del mexicano Partido Acción Nacional (PAN, centro-derecha), al que pertenece el presidente Felipe Calderón. Su partido, que se ha mantenido en el poder desde la histórica derrota del PRI en 2000, sufre el desgaste de 11 años en el poder, acentuado por la violencia producto de la lucha contra el crimen organizado, que ha dejado cerca de 50.000 muertos en los últimos cinco años. Aun así, con el viento en contra, Vázquez Mota afirma: “Estoy segura de que podemos ganar”.

El PAN, no obstante, es el único de los grandes partidos en México sin una candidatura clara. Todos los sondeos internos dan a Vázquez Mota una cómoda ventaja sobre sus contrincantes: el exsecretario de Gobernación Santiago Creel y el exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero, quien es señalado como el predilecto de Calderón y ha despertado rumores sobre una pugna interna. A la pregunta directa sobre si ha hablado con el presidente de su candidatura, Vázquez Mota responde sin rodeos. “Sí. Varias veces. Lo hice antes de darlo a conocer públicamente”.

Pregunta. Tanto el PRI, que de la mano de Enrique Peña Nieto lleva una ventaja que se antoja irremontable, como el PRD, que eligió la semana pasada a Andrés Manuel López Obrador, parecen tener claros sus candidatos. En el PAN, en cambio, se habla de que podrían elegir a su candidato hasta febrero del próximo año. ¿No cree que están perdiendo tiempo valioso?

R. Yo confío en las reglas internas del partido. Sin embargo, dado lo que estamos viviendo y que faltan, yo he propuesto al presidente del partido que, sin vulnerar las decisiones que ha tomado el partido, promueva que los tres aspirantes exploremos otras vías. Incluso nos reunimos el viernes, aunque no ha cambiado nada.

P. Su ventaja es muy clara. Incluso, hasta en la encuesta interna que decidió al candidato del PRD, el suyo era el único nombre que aparecía. ¿Por qué persisten los otros candidatos? ¿Es una necedad?

R. El PAN siempre ha estado abierto a un juego interno y, finalmente, la decisión de retirarse corresponde a cada aspirante. Es verdad que a esas alturas, en 2006, no había ninguna duda de que el candidato sería Felipe Calderón y eso lo he recogido de muchos panistas, que piden que ya se defina el proceso.

P. El PAN cumple 11 años en el poder y existe entre algunos ciudadanos una decepción por una promesa de cambio que consideran incumplida por su parte. ¿Por qué un mexicano debe votarles?

R. Hemos gobernado con responsabilidad. Frente a lo que está viviendo Europa, en México tenemos estabilidad económica y una cobertura universal de salud, que no se tenía. Se han abierto espacios de transparencia y de rendición de cuentas. Tenemos varios retos: equidad y un mayor crecimiento económico que consiga reducir la desigualdad. Pero el PAN tiene esta plataforma: es el único partido que ha surgido de la ciudadanía.

P. El aspirante del PRI, Enrique Peña Nieto, adelanta a sus contrincantes por más de 25 puntos en todas las encuestas. ¿México se ha olvidado de su pasado?

R. Muchos se acuerdan de lo que es el PRI, pero hay otro sector muy importante, que son los jóvenes, que no vivieron sus Gobiernos. Y no podemos construir el futuro intentando regresar al pasado. Este camino sería terrible para México. El discurso no puede ser solamente decir por qué no somos el PRI. Se trata de plantear por qué el PRI no y nosotros sí.

P. ¿Cambiaría la estrategia en la guerra contra el narcotráfico?

R. No hay marcha atrás, ni puede haber una amnistía. Pero sí que tenemos que pasar a una segunda etapa. Debemos replantear el federalismo que tenemos en México. Aunque los Estados se dicen autónomos, casi el único recaudador de impuestos es el Gobierno federal y ya no tenemos un sistema presidencialista. Hay Gobiernos regionales muy fuertes que no tienen leyes de transparencia ni de rendición de cuentas como sí tiene el Gobierno federal. Y esto también ocurre en materia de seguridad. No podemos seguir así.

Más información