Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía persigue en Irak al PKK tras la matanza de 26 soldados en la frontera

El Ejército penetra varios kilómetros en Irak para reprimir a los milicianos del PKK tras la muerte de 26 soldados

El primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, promete venganza

 Un centenar de guerrilleros kurdos han atacado de forma simultánea en la madrugada del martes ocho puestos del Ejército turco en la provincia suroriental de Hakkari. El saldo final de la matanza ha sido de 26 soldados muertos y 18 heridos. El ataque, uno de los más mortíferos lanzados por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) desde que se alzó en armas en 1984, es una clara señal de aviso para quienes vaticinaban el declive de este grupo armado.

Localización de los ataques
Localización de los ataques

La ofensiva, lanzada desde la frontera de Irak, ha golpeado los pueblos de Cukurca y Yuksekova, que sufrieron hasta el amanecer ataques con granadas de mortero. Con las primeras luces, los guerrilleros huyeron a territorio iraquí perseguidos por fuerzas del Ejército turco, que, según la prensa local, han acabado ayer con la vida de 15 de estos guerrilleros.

El PKK —considerado un grupo terrorista por Estados Unidos y la UE— ha conseguido un golpe certero. Desde las elecciones del 12 de junio sus ataques se habían multiplicado, pero también sus errores. La escalada de violencia, en la que han muerto 100 miembros de las fuerzas de seguridad, también ha causado numerosas bajas civiles. Este mismo martes, una bomba en una carretera de la provincia de Bitlis acabó con la vida de seis soldados, pero también con la de tres civiles, entre ellos una niña de cuatro años. Los daños colaterales han sido excesivos, incluso para una guerrilla que cuenta con el apoyo de gran parte de los 15 millones de kurdos del país.

Pero muchos de ellos comienzan ya a hablar en su contra. Algunos, según la escritora kurda Bejan Matur, han nacido en ciudades como Estambul y no se sienten representados por unos guerrilleros en las montañas. Un ejemplo de esto es la campaña “Guerrillero: no mates, no mueras por mí”, iniciada por cuatro jóvenes activistas kurdos en Internet para recoger firmas a favor del fin de la violencia.

No son los únicos en discrepar de la guerrilla. El Partido de la Paz y la Democracia (BDP), única formación kurda con representación parlamentaria —y que muchos consideran brazo político del PKK—, ha condenado un ataque perpetrado este verano contra cuatro mujeres. En el del martes, la formación ha hecho pública, por medio de un comunicado, su “tristeza por la pérdida de vidas humanas”, aunque no ha habido palabras de condena.

Pero el Ejecutivo turco no está dispuesto a buscar la paz sin antes dar un escarmiento a los violentos. Así lo ha reiterado el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, en una rueda de prensa. “Cualquier apoyo, implícito o explícito, a los terroristas, cualquier ayuda, tolerancia o indiferencia a los ataques inhumanos del PKK sentirá el peso del Estado turco”, ha dicho Erdogan, quien ha tenido que cancelar un viaje oficial dada la gravedad de la situación.

El aumento de los ataques se produce precisamente cuando el BDP ha aceptado participar en las labores parlamentarias, especialmente importantes ahora que el Legislativo debate una nueva Constitución. A esto se añade la escalada de detenidos de las últimas semanas en las provincias kurdas. Entre los cientos de arrestados hay varios cargos municipales electos, sospechosos de pertenecer a la Unión de Comunidades Kurdas (KCK), una organización englobada en la órbita del PKK.

Cualquier apoyo a los terroristas sufrirá el peso del Estado", dice Erdogan

Justamente hoy se iniciaba la primera sesión en el Parlamento sobre la nueva Constitución, que podría reconocer algunos de los derechos que los kurdos reivindican, como el uso de su lengua en las escuelas u organismos oficiales. Según Erdogan, los trabajos continuarán, así como la incursión armada en el norte de Irak, que busca acabar con los últimos refugios de la guerrilla en las montañas Kandil.

La comunidad internacional, por su parte, ha condenado en bloque el ataque de ayer. Anders Fogh Rasmussen, secretario de la OTAN, ha enviado un comunicado a las pocas horas del atentado. “En nombre de la OTAN, condeno los recientes ataques en el sureste de Turquía que han matado y herido a militares”, ha dicho.

Desde EE UU, el presidente Barack Obama se ha unido a las muestras de rechazo y calificado el asalto de “atroz ataque terrorista”. Así mismo, la UE ha reiterado su compromiso en la lucha contra el terrorismo. Catherine Ashton, coordinadora de la política exterior de la Unión, ha declarado que “nada justifica la violencia indiscriminada”.

En el caso del PKK, ni un Kurdistán turco autónomo ni el reconocimiento de derechos civiles negados durante años. Muchos kurdos, con la esperanza puesta en una nueva Constitución, han comenzado a pensar lo mismo.

 

Más información