Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millonario anticlerical irrumpe como tercera fuerza en el Parlamento polaco

El empresario Janusz Palikot, gran defensor de los derechos de las mujeres y los homosexuales, quiere terminar con la financiación pública de la Iglesia católica y legalizar la marihuana

Janusz Palikot.
Janusz Palikot. AP

El movimiento liderado por un millonario anticlerical y provocador se ha convertido en la tercera fuerza política en el Parlamento polaco, y puede ser determinante en muchas votaciones. Janusz Palikot, filósofo y empresario, es muy capaz de aparecer en una conferencia de prensa con un orinal, un vibrador o una cabeza de cerdo. Quiere prohibir las clases de religión obligatorias y retirar las ayudas del Estado a la Iglesia católica.

La fuerte irrupción del Movimiento Palikot en la campaña electoral —el primer partido abiertamente anticlerical de Polonia— escandalizó a más de uno en este país, en el que un 90% de la población se confiesa católica. "Ya basta de que nos digan cómo vivir, cómo amarnos, cuántos hijos hemos de tener y con quién. Ya estamos cansados de que los hombres vestidos de negro [sacerdotes] decidan quién puede tener hijos, por quién tenemos que votar y quién es polaco o no", ha declarado Janusz Palikot, de 46 años.

El empresario, que dejó a medias su doctorado en filosofía para dedicarse a los negocios tras la caída del comunismo en 1989, dice que está dispuesto a acabar con los tabúes de la vida política y social de Polonia. Ha pedido que se revise la restitución a la Iglesia de los bienes expoliados por los comunistas y la prohibición de que los eclesiásticos participen en los actos oficiales de Estado, ideas que ningún político ha osado plantear en voz alta.

"Ya estamos cansados de que los hombres vestidos de negro [sacerdotes] decidan quién puede tener hijos, por quién tenemos que votar y quién es polaco"

También es partidario de que el Estado financie la fecundación in vitro, la píldora anticonceptiva, la igualdad de salarios entre hombres y mujeres, y la legalización de la marihuana.

Nacido el 26 de octubre en el este de Polonia, Palikot parecía destinado a la vida académica, pero se acabó dedicando a los negocios. Abrió una fábrica de vinos espumosos y después compró una destilería de vodka, que en 2005 sacó a Bolsa en Varsovia. El político controla una editorial y durante un tiempo financió una revista ultracatólica (ha pedido perdón por ello en múltiples ocasiones).

En 2005, cuando ya era millonario, entró en política y se unió a los liberales de la Plataforma Cívica. Ese año fue elegido diputado. Dejó el partido en 2010 porque lo consideraba demasiado conservador en asuntos como los derechos de las mujeres y los homosexuales, y la presencia de la Iglesia católica en la vida pública. Y creó su propio partido, que ahora puede ser clave. Todo indica que el actual primer ministro, Donald Tusk, intentará formar gobierno con sus actuales socios, el Partido Campesino, pero Palikot puede ser esencial en las votaciones en el Parlamento.