Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Humala llama a la unidad nacional para gobernar

El nacionalista logra por muy poca ventaja arrebatar la presidencia a su rival Keiko Fujimori.- El país reclama al Gobierno electo señales claras de que mantendrá la economía de mercado

Humala llama a la unidad nacional para gobernar
EL PAÍS

La memoria ha vencido al miedo en las presidenciales peruanas. Ollanta Humala, el líder nacionalista que ha despertado mucha inquietud por su pasado radical, ha triunfado sobre la populista Keiko Fujimori y el legado de su padre, el expresidente Alberto Fujimori, identificado con el autoritarismo y la corrupción. La victoria ha sido por muy poco, lo que obliga a Humala, el primer presidente claramente de izquierdas elegido en las urnas en la historia de Perú, a dar lo antes posible señales de que fue sincero cuando prometió que respetará las libertades civiles y el modelo de desarrollo económico que ha permitido al país andino crecer casi al ritmo de China en el último decenio.

"Hoy renuevo mi compromiso con el pueblo peruano de impulsar el crecimiento económico con inclusión social", ha dicho Humala en la plaza Dos de Mayo de Lima, tras proclamarse vencedor. "Sabemos que gobernar no es un tema de una sola persona, vamos a convocar a los mejores técnicos independientes para poder hacer un gobierno de concertación donde nadie se sienta excluido y donde todos estén representados (...) La campaña terminó y es hora de realizar un gobierno de concertación, esperanza y cambio". El mensaje es el que esperaban los votantes menos convencidos con Humala, los indecisos que lo prefirieron por oposición a su adversaria y los que, al fin y al cabo, le dieron la presidencia.

El grueso del voto nacionalista, el que espera un mayor presencia del Estado en el interior del país y el que en todos estos años ni ha olido la bonanza económica, también ha tenido su mensaje: "No se puede hablar de que el Perú avanza si hay tantos peruanos en la pobreza. Vamos a corregir eso con políticas que resuelvan el problema de la educación, de la salud, de las infraestructuras, a la vez que le cerraremos el paso a la corrupción", ha dicho el presidente electo. El apoyo del interior fue crucial para el nacionalista, de hecho fue una batalla de la sierra y la selva peruanas contra Lima, contra la centralización de un poder que ha sido incapaz de redistribuir mejor la riqueza y de llevar a las instituciones hasta los confines de un país con una geografía hostil y una historia que siempre ha favorecido el desarrollo de la costa.

La ansiedad por saber los puestos clave del Gobierno electo de Humala es incontrolable. La Bolsa de Lima ha llegado a desplomarse más de un 12% y la cotización ha estado suspendida algunas horas. Las acciones de la minera Buenaventura o el consorcio Credicorp, el mayor grupo financiero peruano; se han hundido en el mercado internacional. Aunque la patronal empresarial ha felicitado al líder nacionalista desde primera hora, al mercado no le ha bastado. Querían saber los inversores los nombres clave del gabinete: el ministro de Economía, el presidente del Banco Central, y el jefe de Gabinete.

El grueso del equipo económico que acompaña a Humala procede del ex gobierno de Alejandro Toledo. Uno de ellos, Kurt Burneo, ha asegurado que el nuevo gobierno mantendrá la disciplina fiscal y respetará la inversión privada. Para el banco central se habla de mantener al actual presidente, Julio Valverde, y como jefa de gabinete ha vuelto a sonar Beatriz Merino, quien ya ocupó el cargo con Toledo y luego fue Defensora del Pueblo. Tiene una reputación intachable y es íntima amiga del Nobel Mario Vargas Llosa, quien ha avalado su posible designación. El escritor, que dio su apoyo a Humala durante la campaña, ha dicho que la victoria del partido Gana Perú ha supuesto "la derrota del fascismo".

El fujimorismo ha optado en gran medida por el silencio de la derrota. Mientras la prensa esperaba unas palabras de Keiko Fujimori, uno de los candidatos a la vicepresidencia de Fuerza 2011, Rafael Rey, ha comparecido en un canal de televisión y ha reconocido implícitamente que una de las claves de la derrota de la candidata había sido el escándalo por las esterilizaciones forzadas a más de 250.000 mujeres indígenas durante el mandato de Alberto Fujimori. La hija pidió unas tibias disculpas por esas prácticas y negó de forma encendida que aquello había sido fruto de una brutal política de Estado para el control de la natalidad. Recordó además que el Congreso había investigado y archivado el asunto. Pero muchas mujeres peruanas no le creyeron y le retiraron su apoyo.

Keiko Fujimori entendió tarde que reivindicar el legado de su padre y rodearse de sus colaboradores le iban a traer más dolores de cabeza que satisfacciones. En la última semana de campaña perdió la ventaja que había cosechado en las encuestas y empezó a "esconder" a los portavoces de su grupo demasiado identificados con el fujimorismo. En el acto final en Lima se presentó rodeada de políticos de centro: Allí estaban dos ex contendientes presidenciales: el ex ministro de Economía Pedro Pablo Kuczynski y el ex alcalde de Lima Luis Castañeda, el economista liberal Hernando de Soto y la ex responsable de Economía del actual Gobierno aprista, Mercedes Aráoz. Curiosamente, estas figuras con las que Keiko intentó espantar los fantasmas del fujimorismo acabaron por convertirla en la candidata de la clase alta, y le restaron parte del apoyo popular que había heredado de su padre.