Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez crea su ejército personal

Una ley permite al presidente venezolano armar a sus simpatizantes políticos

En un nuevo paso hacia la creación de una milicia popular leal exclusivamente a su persona, el presidente venezolano Hugo Chávez ha modificado la ley de Venezuela para consolidar un añejo proyecto del mandatario: legalizar las milicias populares y otorgarles rango militar. Se trata de un cuerpo armado "fiel al Gobierno, no al Estado", según apunta la ONG Control Ciudadano, que convierte a un grupo de civiles en el brazo armado de la revolución bolivariana. Pese a que la ley indica que "cualquier" ciudadano puede sumarse a las milicias, es necesario que los aspirantes estén inscritos al Partido Socialista Unido de Venezuela, que preside Chávez.

Precisamente el domingo, de visita en Uruguay, el presidente venezolano Hugo Chávez aseguró que no se considera "imprescindible" en la "revolución bolivariana" que encabeza en su país desde que asumió el poder en 1999. La politización de las fuerzas armadas, que fue rechazada en el referéndum constitucional de 2007, ha sido progresiva. Esta última modificación, que permite a cualquier ciudadano sin profesión militar unirse a la milicia, fue aprobada gracias a los poderes especiales que Chávez hizo ratificar al parlamento saliente (con mayoría oficialista) con el pretexto de combatir la emergencia causada por las torrenciales lluvias de diciembre pasado.

La ley marca que la Milicia Nacional Bolivariana reemplaza a la reserva del Ejército y define una jerarquía según la cual responde directamente al presidente venezolano, es decir, a Chávez. La revista colombiana Semana asegura que el mandatario planea que las milicias sumen hasta un millón de elementos (Venezuela tiene más de 28 millones de habitantes). Las cifras oficiales aseguran que hay más milicianos que miembros del Ejército. Unos 117.000 militares contra 120.000 "civiles voluntarios a defender la revolución bolivariana". El objetivo de las milicias, según la ley, es "lograr la mayor eficacia política y calidad revolucionaria en la construcción del socialismo".

En la práctica, los milicianos custodian la puerta de edificios oficiales y sus miembros van desde amas de casa hasta ancianos, pasando por hombres de cuarenta años. El abogado y militar retirado Enrique Prieto Silva afirma que Chávez "ve como un obstáculo a las fuerzas armadas", según declaró al diario venezolano El Universal. El fortalecimiento de las milicias, explica, indica que si los militares no aceptan su victoria en las elecciones de 2012, tiene fuerzas armadas alternas que lo respaldan. El general Gonzalo García Ordóñez, exjefe del Comando Unificado de la Fuerza Armada, afirmó al mismo periódico que no es congruente otorgar grados a quienes no han recibido preparación militar alguna.