Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi deserta de sus procesos

La mayoría de centro derecha ultima las leyes que deben ayudar al primer ministro a escapar de sus juicios

Silvio Berlusconi no ha acudido hoy a la segunda audiencia del caso Mediatrade, en el que el primer ministro italiano está acusado de apropiación indebida y fraude fiscal. Un oportuno viaje a Túnez, para negociar de nuevo un acuerdo bilateral que frene los desembarcos de sin papeles y permita a Italia repatriar a algunos inmigrantes a su país de origen, lo ha evitado. Además, el jefe del Gobierno ya ha anunciado que tampoco comparecerá ante las tres jueces que el miércoles abren en el Tribunal de Milán el caso Ruby, en el que Berlusconi está acusado de prostitución de menores y abuso de poder.

A pesar de las recurrentes promesas de que se defendería en los tribunales de las "ridículas y grotescas acusaciones" formuladas por los fiscales, empieza a quedar claro que Berlusconi no tiene intención de presentarse a los juicios, salvo que pueda convertir la ocasión en un buen mitin propagandístico. De hecho, sus abogados y parlamentarios tienen ultimadas ya varias leyes a medida que tratan de modelar la inmunidad de su defendido para los cuatro procesos abiertos contra él.

Mañana, la Cámara de Diputados tramitará la ley del proceso breve, destinada a prescribir en cuestión de semanas el caso Mills, en el que Berlusconi está acusado de haber sobornado con 600.000 dólares al abogado británico David Mills para que testificara a su favor en dos juicios celebrados contra él en los años noventa. La nueva norma prevé acortar el plazo de prescripción para los imputados que no han recibido condenas anteriores. Cuando la apruebe el Senado, se calcula que más o menos dentro de un mes, buena parte de las imputaciones de los casos Mediaset y Mediatrade quedarían también sin efecto. Igual que otros varios miles de juicios más.

En este último caso, el fiscal Fabio de Pasquale ha afirmado hoy, dentro de la audiencia preliminar, que Berlusconi infló los precios de los derechos televisivos a través de su empresa Publitalia y con la ayuda de su socio oculto Frank Agrama "cuando ya era primer ministro".

Para frenar el proceso más mediático y esperado, el caso Ruby, los letrados de Berlusconi han previsto dos estrategias de blindaje. Una vía parlamentaria, que consiste en aprobar una moción que afirme que el delito de abuso de poder debe ser juzgado por el Tribunal de los Ministros y no por la vía ordinaria, lo que elevaría un conflicto de competencias al Tribunal Constitucional. Y otra maniobra judicial que intenta dilatar al máximo en el tiempo las audiencias: los abogados de Berlusconi ya han pedido que se celebren cada cuatro semanas para tener tiempo de estudiar bien las actas del sumario.

Otra táctica dilatoria, muy usada en el pasado por los letrados del magnate milanés, es la de citar a una cantidad enorme de testigos que poco o nada tienen que ver con la causa. En este caso parecen inscribirse las citaciones a famosos como George Clooney, Cristiano Ronaldo o la corista y actriz argentina Belén Rodríguez, que como hiciera Clooney hace unos días, ha negado hoy haber estado nunca en la villa de San Martino de Arcore donde Berlusconi celebraba las supuestas orgías de pago. "Si me llaman supongo que tendré que ir a declarar, pero yo jamás he estado en Arcore", ha dicho Rodríguez.