Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los principales partidos iraquíes ponen fin a ocho meses de vacío de poder

Chiíes, suníes y kurdos llegan a un acuerdo de Gobierno de unidad nacional

Los principales partidos políticos de Irak han conseguido consensuar el reparto de los tres principales cargos -primer ministro, presidente y presidente del Parlamento- para acabar con ocho meses de vacío de poder que han agravado la inestabilidad del país. El acuerdo, logrado anoche, trata de lograr un equilibrio de poder entre las distintas facciones.

Así, el chií Nuri al Maliki repetirá como jefe de Gobierno, mientras que el bloque kurdo mantendrá la jefatura de Estado -previsiblemente, seguirá en el cargo Yalal Talabani-, y el bloque suní, que ganó las elecciones del 7 de marzo sin mayoría, ostentará la presidencia de la Asamblea Nacional y el Ministerio de Exteriores. Además, el líder suní, Iyad Alaui, dirigirá un nuevo consejo de políticas estratégicas.

El presidente de la región kurda, Masud Barzani, anfitrión de la reunión que se inició el lunes en Erbil para salir del bloqueo, ha anunciado esta mañana a la prensa el acuerdo de unidad nacional, que Estados Unidos ha calificado como "gran paso adelante". Aunque ya se había esbozado un acuerdo en términos similares el pasado domingo, y anoche se adelantó parte del mismo, es la primera confirmación por alguien ajeno al Gobierno de Al Maliki.

"Gracias a Dios que alcanzamos un gran logro anoche, una victoria para todos los iraquíes", ha dicho Barzani. Es posible que los cargos se formalicen en la reunión de la Asamblea Nacional convocada para hoy, la primera en cinco meses.

Gobierno de unidad nacional

"Cada uno de nosotros ha obtenido parte de sus derechos. Uno no puede tener todo lo que quiere, pero en general, la situación ha sido satisfactoria para todos", ha afirmado Barzani.

Según el presidente regional kurdo, a partir de ahora Irak tendrá "un Gobierno de unidad nacional verdadero y equilibrado, que debe ofrecer la seguridad y los servicios principales a todos los ciudadanos".

Freno a la violencia

La inclusión de Iraquiya en el Gobierno puede contribuir a frenar el resurgimiento de la guerra sectaria que ha matado a decenas de miles de iraquíes desde la invasión de 2003. La solución a la crisis ha sido posible gracias al apoyo de la Alianza Nacional Iraquí, que con 70 diputados se convirtió en la tercera fuerza política tras los comicios, al Estado de Derecho de Al Maliki, segunda fuerza, con 89 escaños, a los que se ha sumado, al parecer, la Alianza Kurda, cuarta en los comicios.

Iraquiya, que obtuvo 91 diputados en las elecciones, será compensada con la dirección del Consejo Nacional para Políticas Estratégicas, órgano al que, al parecer, el primer ministro cederá varias prerrogativas. Hasta el momento, la alianza de Alaui no se ha pronunciado sobre el reparto de los poderes principales, y para las próximas horas ha anunciado una reunión previa a la sesión del Parlamento.