Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los militares estadounidenses presionan a Obama para retrasar la salida de Afganistán

La medida se adopta en plena retirada de las tropas de Irak

En plena retirada de Irak, los mandos militares norteamericanos han iniciado una campaña para que el presidente Barack Obama desoiga las peticiones de diversos líderes demócratas en el Congreso y ralentice considerablemente la salida del otro frente de guerra, el de Afganistán, que en principio está prevista para dentro de un año, un paso que ven necesario para culminar su nueva estrategia contrainsurgente.

El general al mando de las tropas en Afganistán, David Petraeus, que tomó posesión de su nuevo cargo el mes pasado, ha sometido a revisión la estrategia de tipo anti insurgente de su predecesor, el general Stanley McChrystal, al que Obama defenestró por insubordinación, al haberse mofado de diversos líderes de la Casa Blanca en una entrevista con la revista Rolling Stone.

Según revelaron diversos mandos militares al diario The New York Times, Petraeus y sus colaboradores consideran que, a pesar de que EE UU lleva combatiendo en Afganistán desde hace nueve años, sólo ha comenzado a tener un éxito identificable en los pasados 12 meses, cuando viró de una estrategia bélica de tipo tradicional a otra centrada en operaciones especiales destinadas a desarmar a grupos rebeldes de Al Qaeda y los Talibán.

El presidente Obama ordenó un incremento de 30.000 soldados para Afganistán el pasado mes de enero. Esas tropas comenzarán a llegar a finales de este mismo mes. Según estimaciones de la Casa Blanca, tras el verano habrá en aquel país unos 96.000 soldados estadounidenses.

La Casa Blanca ha programado el inicio de su salida de Afganistán para verano de 2011. Obama y sus asesores en materia de seguridad nacional no han explicado todavía cómo será esa retirada, pero el secretario de defensa, Robert Gates, ha defendido en diversas ocasiones que se debería aplicar la llamada 'regla de los dos años': el ejército de EE UU debería ser capaz de transferir las competencias de seguridad sobre Afganistán a las tropas locales en 24 meses. Según los oficiales del ejército consultados por el Times, ese plazo comenzó en junio del año pasado.

El general Petraeus aparecerá el domingo ante los medios, en la cadena de televisión NBC, por primera vez desde que asumió el mando de las operaciones de combate en aquel país. Se espera que pida más tiempo para que estas tropas puedan participar en las operaciones contrainsurgentes.

Los líderes demócratas en el Congreso, muchos de los cuales tienen una cita con las urnas en noviembre, han incrementado recientemente sus peticiones a Obama de que se marque un calendario concreto de retirada. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le ha pedido que cumpla su promesa y una mayoría de las tropas salga del país en un año. El mes pasado, más de la mitad de los demócratas en esa cámara votó en contra de una nueva ley de incremento de la financiación de la guerra, que al final fue aprobada con un considerable apoyo republicano.