Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque suicida causa una matanza en una peregrinación chií en Irak

Un terrorista hace explotar su cinturón y mata a más de 30 personas y hiere a un centenar

Al menos 30 peregrinos chiíes han muerto y un centenar ha resultado herido en tres atentados suicida contra fieles que se dirigían al santuario del imán Musa al Kazem, en el norte de Bagdad, según fuentes policiales.

El ataque fue perpetrado por un terrorista que llevaba un cinturón de explosivos adosado a su cuerpo, en un puente que conduce al distrito de Al Kazemiya, donde se ubica el santuario chií, al que se dirigen miles de fieles en una peregrinación anual.

El terrorista consiguió pasar desapercibido en el camino, a pesar de las fuertes medidas de seguridad. Según las autoridades, unos 200.000 efectivos de la Policía y el Ejército vigilan la peregrinación. El uso de motos y bicicletas está prohibido en algunas zonas de la ciudad. Este mismo puente, que lleva al enterramiento del séptimo de los 12 imanes chiís, fue escenario de la tragedia en la que murieron unos 1.000 peregrinos durante una estampida en 2005.

Otros dos atentados se han producido en distintos puntos de la capital iraquí. Unas 16 personas han resultado heridas después de que estallara un artefacto al paso de una caravana de peregrinos en la zona de Nuevo Bagdad, en el sureste de la capital. Además, otros cuatro fieles fueron heridos por la explosión de un artefacto en el área de Al Fadiliya, en el este de Bagdad, cuando se dirigían a Al Kazemiya.

La violencia sectaria acorrala a la población iraquí desde la caída de Sadam Hussein. A pesar de los intentos del Gobierno por extinguirla, los atentados contra la mayoría chií, que ha sucedido en el poder a los suníes tras la invasión estadounidense, los ataques hacen peligrar a los peregrinos que, cada año, acuden a distintas citas religiosas y sirven a los terroristas para presionar al Gobierno.