La crisis griega pasa factura a Merkel en los sondeos

La CDU pierde apoyos ante la elección regional del domingo

La oposición no quiere dar tregua a Angela Merkel, que explicó entre protestas e interrupciones de los diputados del Parlamento las ayudas a Grecia decididas por el Gobierno alemán . Mientras encajaba la diatriba de su ex vicecanciller y actual jefe parlamentario socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, la canciller parecía esforzarse en suavizar el rictus de disgusto.

A cuatro días de las importantes elecciones regionales de Renania del Norte-Westfalia, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel atraviesa una fase crítica que cristalizó durante el debate parlamentario. El Partido Socialdemócrata (SPD) ve en Renania una oportunidad de recuperación de su largo declive electoral, que toco fondo en las legislativas del pasado septiembre con el 23% de los votos.

Los bandazos del Gobierno respecto a la crisis griega y las impopulares ayudas finalmente aprobadas podrían pasar factura al Gobierno regional renano, formado por una coalición democristiano-liberal, como la de Merkel. Una encuesta de la revista Stern publicada ayer señala que Merkel ha perdido simpatías con su actuación ante la situación griega, una pérdida de popularidad que coincide de lleno con las elecciones del domingo en el Estado federado con más habitantes de Alemania. La pérdida de dos puntos en una semana daría a la CDU el 34% de los votos en toda Alemania, mientras que sus socios liberales se mantienen en el 8%, muy lejos del casi 15% que cosecharon en las generales de septiembre. Sólo el 41% de los encuestados aprueba la gestión de Merkel en la crisis europea suscitada por las ayudas a Grecia.

La canciller, cuya gran popularidad empieza a erosionarse, recordó que, cuando Grecia accedió a la Unión Monetaria, en Alemania gobernaba una coalición de socialdemócratas y verdes. Los abucheos de protesta socialdemócratas no ocultaban cierto regocijo: "Muy mal debe de verse usted para salir ahora con algo así". Frank-Walter Steinmeier, replicó con un encendido discurso que comenzó rechazando las "impertinencias" de la que fuera su jefa hasta hace seis meses en el anterior Gobierno.

Para los socialdemócratas, la canciller respondió "como una veleta al viento" a la crisis griega, "el peor conflicto europeo desde los Tratados de Roma". Ahora, el Gobierno "llama estrategia" a una actuación "que miraba de reojo a la prensa sensacionalista" con fines electorales. Steinmeier ridiculizó la aparición de Merkel en el popular diario Bild, que hace unas semanas mostraba un montaje de la cara de "la canciller de hierro" sobre los hombros de la estatua de Otto von Bismarck. Ningún Gobierno democrático "ha dañado en tan poco tiempo la reputación y la confianza en Alemania". El SPD, que en principio apoya ayudar a Grecia, no dará su voto a la ley del Ejecutivo.

Lo más visto en...

Top 50