Blair y Brown rechazan el voto útil

El ex primer ministro británico llama a votar "por lo que se cree".- La última encuesta refleja una subida laborista

Gordon Brown y Tony Blair han salido al paso de los ministros laboristas que en las últimas horas han llamado al voto táctico (conocido como voto útil en España) para cerrar el paso a los tories. En el cierre de campaña de los comicios de mañana, que se prevén muy reñidos, el ex primer ministro británico ha aconsejado votar en conciencia, mientras que el candidato laborista ha pedido el "máximo voto" para su partido, aunque sean los liberales-demócratas los que tengan más posibilidades de derrotar a los conservadores en una circunscripción.

"Es simple. Vote por aquello en lo que crea. Si piensa que sus políticas son buenas, vote por ellos, pero si no, no", declaró Blair a The Guardian. El diario progresista ha apoyado en estas elecciones al partido de Nick Clegg. "Los liberales-demócratas no están saliendo y diciendo a la gente 'vote laborista'. Están tratando de quitarnos escaños", dijo el ex primer ministro.

Más información
El arte de lograr más poder con menos votos
Laboristas y liberales llaman a cerrar el paso a los 'tories'
Qué pasa si nadie gana
Las elecciones que todos pueden ganar
Cameron avanza en las apuestas
Cameron explorará todas las posibilidades para ser primer ministro

La formación de Clegg es la "vieja política haciéndose pasar por nueva", opinó Blair, que admitió que estos comicios supondrán un juicio a sus años 10 de Gobierno, aparte de a la gestión de Brown de los últimos tres años. Por ello, el gobernante que llevó a Reino Unido a la invasión de Irak enfrentó los logros del Nuevo Laborismo, como la mayor inversión en servicios públicos desde la II Guerra Mundial, el salario mínimo, o los progresos en los derechos homosexuales, al programa liberal, que según él, no contiene ninguna idea nueva.

Mientras, su sucesor en el Gobierno pidió directamente el voto a su partido. "Pido a la gente que vote laborista porque quiero el máximo voto laborista", dijo en una entrevista en The Times, que apoya a los conservadores.

Los mensajes a favor del voto táctico dentro del Gobierno laborista suponen una rara ruptura de la disciplina. Brown rechazó estos llamamientos, aunque reconoció que ha habido deficiencias en su campaña. "Puede que no me haya reunido con toda la gente con la que debería, pero desde luego que lo intenté". El candidato laborista advirtió de los riesgos de que los tories elaboren los próximos Presupuestos: "Mayor desempleo, mayor fracaso empresarial, menor crecimiento y el peligro de una recesión en W".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los últimos sondeos siguen sin arrojar un resultado claro. Un sondeo de YouGov para The Sun, muestra que el apoyo a los liberales ha caído cuatro puntos, hasta el 24%, mientras que el laborismo sube dos puntos, al 30%. Los conservadores se mantienen en el 35%, pero debido a las particularidades del sistema electoral británico, con este resultado, los laboristas serían el mayor partido en el nuevo Parlamento, aunque lejos de la mayoría absoluta.La encuesta de ComRes para la cadena ITV y The Independent sitúa la intención de voto para los tories en el 37%, frente al 29% laborista y el 26% liberal, lo que daría al partido de David Cameron más escaños, pero sin garantizarle el Gobierno.

Ante este panorama, los tres candidatos echan el resto para conquistar al tercio de votantes indecisos. Cameron, incluso ha pasado la noche en vela para seguir haciendo campaña. "Estas son las elecciones más importantes en una generación y no quería perder ninguna hora del último día para salir y convencer a la gente de que necesitamos un cambio", declaró el líder conservador a la cadena GMTV.

El primer ministro británico, Gordon Brown, durante un mitin en la Universidad de Bradford, al norte de Inglaterra, en el último día de la campaña electoral.
El primer ministro británico, Gordon Brown, durante un mitin en la Universidad de Bradford, al norte de Inglaterra, en el último día de la campaña electoral.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS