La Iglesia de EE UU niega la comunión a un sobrino de JFK por apoyar el aborto

El obispo de Rhode Island comunicó a Patrick Kennedy, sobrino del asesinado presidente de EE UU, que considerada "impropio" que recibiera el sacramento

Madrid / Washington - 23 nov 2009 - 15:17 UTC

El congresista Patrick Kennedy, sobrino del presidente John F. Kennedy (1961-1963) y único miembro del clan elegido para un cargo público en la actualidad, ha denunciado que un obispo católico le ha negado la comunión, principal sacramento de la Iglesia Católica, por sus posiciones sobre el aborto. En una entrevista con el diario The Providence Journal publicada ayer, el congresista cuenta que el obispo de Rhode Island, Thomas Tobin, "ha dado instrucciones a los sacerdotes de la diócesis" para que no le "den la comunión".

El motivo que alegó el obispo, explica Kennedy, es que no es !un católico practicante de bien, debido a las posiciones" que ha tomado "como un funcionario público", en particular, sobre el aborto. Kennedy, hijo del senador Edward Kennedy recientemente fallecido, forma parte de una de las familias políticas más famosas del país, conocidas también por su tradición católica. Patrick, de 42 años, fue en el pasado la oveja descarriada de la familia por sus problemas con el alcohol y las drogas, que le han llevado a pasar por distintas clínicas de desintoxicación.

Más información

"Creo impropio que usted reciba la Santa Comunión"

Algo que no ha afectado a sus índices de popularidad entre los ciudadanos de Rhode Island, a los que representa en el Congreso desde hace ocho legislaturas. Preguntado por The Providence Journal, el portavoz del obispo, Michael Guilfoye, declinó dar explicaciones sobre cuándo y de qué manera hizo Tobin su advertencia a Kennedy y tampoco quiso especificar si como sacerdote va a acatar las restricciones del obispo. Lo único que dijo, en un correo electrónico enviado al diario, es que el obispo Tobin "nunca ha tratado con la diócesis ningún asunto sobre funcionarios públicos que reciben la sagrada comunión".

Sin embargo, el propio obispo de Rhode Island confirmó ayer domingo que hace dos años le pidió a Kennedy que dejara de recibir la comunión. Según informa AP, lo hizo por carta. "Por consiguiente, a la luz de la enseñanza clara de la Iglesia y de las acciones consistentes de parte de usted, creo impropio que usted reciba la Santa Comunión y ahora le pido respetuosamente que se abstenga de hacerlo", escribió Tobin, según ha revelado la oficina del obispo.

La tensiones entre Tobin y Kennedy se remontan a octubre cuando el congresista criticó a los obispos católicos estadounidenses en una entrevista con CNSNews.com por oponerse a la reforma sanitaria que promueve el Gobierno, si no incluía restricciones más estrictas sobre el aborto. Tobin, que lidera una de las diócesis católicas más fuertes del país, pidió una disculpa pública a Kennedy por sus declaraciones, a lo que siguió un intercambio de cartas entre ambos. El congresista expresó su respeto por el obispo y la Iglesia Católica y subrayó que el hecho de no estar de acuerdo con su jerarquía no le hacía menos católico, una excusa que no convenció a Tobin, que consideró que su posición era "escandalosa" no sólo para la Iglesia sino para muchos de sus miembros. Finalmente, Kennedy votó a favor del nuevo plan de salud pública.

En España se está produciendo una ofensiva similar de la Iglesia católica contra los legisladores que voten a favor de la reforma de la ley del aborto que plantea el Gobierno socialista. El portavoz de los obispos, el jesuita Juan Antonio Martínez Camino, tildó de "herejía, pecado mortal, contrasentido y barbarie moral" respaldar la nueva legislación y sostuvo que los diputados que lo hagan estarían "en pecado mortal público" . "Quien apoye, vote o promueva esa ley está en pecado mortal público y no puede ser admitido a la sagrada comunión", dijo este obispo auxiliar del cardenal Antonio María Rouco y secretario general de la Conferencia Episcopal.

Lo más visto en...

Top 50