Más de un centenar de opositores detenidos en Irán

Entre los arrestados está un hermano del ex presidente Jatami.- El presidente reelegido Ahmadineyad dice en su primera rueda de prensa que no tiene intención de cambiar su política nuclear y que las elecciones han sido "limpias y saludables"

La resaca electoral en Irán, un día después de que se anunciara oficialmente la reelección del actual presidente, Mahmud Ahmadineyad, ha derivado en una jornada de protestas, detenciones y acusaciones de fraude que el régimen está intentando aplacar imponiendo un férreo control informativo. Las manifestaciones callejeras han acabado en enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente, y entre estos últimos y la policía, que se han saldado con el arresto de más de un centenar de opositores y de al menos cuatro periodistas occidentales. Mientras tanto, el principal líder de la oposición, Mir Hosein Musaví, ha impugnado los resultados ante el Consejo de Guardianes, máxima autoridad electoral.

Más información

"He enviado al Consejo una petición formal para que anule los resultados", ha señalado Musaví en un comunicado que se ha hecho público este domingo. En el mismo, el principal perdedor de estas elecciones, a quien todas las previsiones situaban en una segunda vuelta cara a cara con Ahmadineyad hasta que los resultados oficiales dieron la mayoría absoluta al actual presidente, ha animado a sus seguidores a continuar con las protestas "de manera legal y pacífica".

Ajenas a las protestas de Musaví, miles de personas, muchas de las cuales han llegado en autobús desde los barrios más pobres, han tomado el centro de Teherán para celebrar la victoria de Ahmadineyad. El presidente iraní se ha dirigido a los asistentes desde un escenario, les ha asegurado que su triunfo es el triunfo del pueblo "contra aquellos que son sus enemigos" y ha atacado con dureza a sus rivales. Mientras tanto, en el norte de la capital han proliferado numerosos grupos de milicianos islámicos, armados con porras y palos, que patrullan en moto la ciudad para intentar frenar las protestas de la oposición.

Numerosas detenciones

Más de un centenar de opositores del presidente Mahmud Ahmadineyad han sido detenidos esta noche, entre ellos el hermano del ex presidente Jatami, según ha informado el líder reformista y ex presidente Mohammad Ali Abtahi. "A todos se los llevaron de sus casas la pasada noche" ha dicho Abtahi. Además, fuentes de la oposición han explicado que también están detenidos el ex viceministro de Asuntos Exteriores Abdulá Ramezamzadeh y el director general de la plataforma reformista Frente de Participación, Mohsen Mirdamadi.

Sin embargo, una fuente judicial ha dicho que las personas arrestadas han sido liberadas ya y que las detenciones tenían la intención de advertir a estas personas que no aumenten la tensión.

El líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, ha hecho un llamamiento a la calma y ha pedido a los iraníes respeto por la victoria de Ahmadineyad. A pesar de esto, los disturbios continúan y todavía las comunicaciones son complicadas a través de los teléfonos móviles e Internet. Es imposible utilizar mensajes de texto SMS a través de los móviles desde el viernes y las autoridades están vigilando férreamente la información.

Periodistas arrestados

Durante una de las protestas callejeras, dos periodistas belgas han sido arrestados y conducidos a los sótanos del Ministerio de Información iraní, donde han estado retenidos durante una hora aproximadamente. Willy Vandervorst, de la radiotelevisión francófona RTBF, ha sido detenido mientras estaba en la calle con su equipo de sonido cubriendo una protesta. Mientras era conducido al Ministerio, la Policía ha arrestado también a Jef Lambrecht, de la cadena flamenca VRT, al comprobar que ambos se conocían.

Lambrecht asegura que ha recibido "un pequeño golpe" de uno de los agentes antes de ser conducido a los sótanos ministeriales, donde ambos han encontrado "a 13 manifestantes de rodillas y con esposas de plástico", en declaraciones recogidas por la página web de la RTBF. El ministro belga deExteriores, Karel de Gucht, ha contactado con la embajada de Irán en Bruselas al de conocer los hechos y tiene previsto hacer una declaración en las próximas horas.

Otros dos periodistas, en este caso de la televisión pública holandesa, han sido detenidos en Teherán y conminados a abandonar Irán mientras grababan frente a la oficina de Musaví. Según ha informado la cadena Nederland 2, el reportero Jan Eikelboom y el cámara Dennis Hilgers, han tenido que dejar el país "de inmediato" después de que las fuerzas del orden iraníes les hayan confiscado el material audiovisual que habían grabado y les hayan retirado los permisos necesarios para desempeñar labores periodísticas en el país.

Ahmadineyad: Un proceso "limpio"

El reelegido presidente ha insistido en que el proceso electoral ha sido limpio en su primera rueda de prensa tras el triunfo en los comicios. "Limpio y saludable" han sido los adjetivos utilizados por el presidente para referirse al proceso electoral. "Podrían estar tristes por su pérdida", ha dicho en referencia a los disturbios que tienen lugar en las calles desde el viernes. "Han gastado mucho dinero en hacer propaganda y esperaban ganar, así que es natural que estén decepcionados y tristes".

Además, ha reiterado que el asunto nuclear "pertenece al pasado", en una clara alusión a que no tiene ninguna intención de cambiar su política nuclear en este segundo mandato. Ahmadineyad, que ha convocado, además, una fiesta para celebrar su victoria esta tarde, ha amenazado a los países que pretendan atacar Irán, diciendo que "se arrepentirán profundamente" si hacen algo así. "¿Quién se atreve a atacar Irán? ¿Quién se atreve a pensar en hacerlo siquiera?"

Biden tiene "dudas razonables" sobre el resultado

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha declarado que alberga "dudas razonables" sobre la fiabilidad de la victoria del presidente Mahmud Ahmadineyad en las elecciones en Irán, aunque ha evitado dar una opinión más elaborada sobre el resultado.

"Por la manera en que se están acallando las voces, se están sofocando las manifestaciones y se está tratando a la gente, parece que hay algunas dudas razonables", ha señalado Biden en un programa de la cadena estadounidense NBC.

"Tengo mis dudas, pero me reservo el comentario", ha zanjado el asunto el vicepresidente de EE UU, quien ha pedido tiempo para analizar con calma todo el proceso.

Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, ha expresado su preocupación ante los informes sobre presuntas irregularidades en los comicios de Irán, cuya credibilidad ha cuestionado.

"Espero de las autoridades de Teherán que respondan con claridad a tales acusaciones y esclarezcan la cuestión como corresponde", ha dicho el jefe de la diplomacia alemana, quien ha señalado que la contundencia empleada por las fuerzas de seguridad iraníes contra los manifestantes "no es aceptable".

Lo más visto en...

Top 50