Clinton reafirma ante Israel el compromiso de EE UU por un Estado palestino

La jefa de la diplomacia estadounidense se reúne con el presidente Simon Peres y con su homóloga Tzipi Livni

La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, ha trasladado un mensaje claro al Gobierno de Israel: Washington apoya la creación de un Estado palestino. Clinton ha comenzado este martes su primera visita oficial a Israel como jefa de la diplomacia estadounidense, después de asistir a la conferencia de donantes por Gaza y vincular la ayuda a la franja a la paz.

En la sede de la Presidencia de Israel, Clinton se ha entrevistado a primera hora con el presidente israelí, Simon Peres, para luego hacer hincapié ante su homóloga, Tzipi Livni, en que la Administración de Barack Obama perseguirá con denuedo la creación de un Estado palestino. El clima político y el resultado de las elecciones del 10 de febrero no hacen presagiar, sin embargo, un camino fácil. El deslizamiento de Israel hacia la tesis de la derecha es notorio y, en el campo palestino, la división es profunda y siempre podrá acogerse un Ejecutivo israelí a la influencia de Hamás para rechazar un pacto con los palestinos.

Más información

Prominentes dirigentes del Likud, el partido de Benjamín Netanyahu, casi con certeza próximo primer ministro, afirma que seguirá la negociación política con los palestinos. Pero lo dice con la boca pequeña. Netanyahu ya congeló durante su primer mandato, en la década de los años noventa, los Acuerdos de Oslo, rechaza la creación de un Estado palestino y prometió en la campaña electoral en febrero que su Gobierno no desmantelará ninguno de los más de 200 asentamientos judíos dispersos por Cisjordania.

Será imprescindible una enorme presión política, y tal vez financiera, sobre su más firme aliado para que un Ejecutivo rehén de la extrema derecha israelí, donde estarían representados los partidos que agrupan a los colonos, acepte las propuestas de la jefa de la diplomacia estadounidense. Washington destina anualmente 2.400 millones de euros de ayuda, sobre todo militar, a Israel. Aunque se aprecia cierta preocupación en el Gobierno israelí por el compromiso de la Casa Blanca con la solución de los dos Estados, Clinton endulzó su discurso y destacó que su Gobierno prestará un "apoyo inquebrantable al Estado de Israel" y el "inexorable compromiso" de su país con la "seguridad de Israel".

En las conversaciones que sostendrá con el primer ministro, Ehud Olmert, y con el responsable de Defensa, Ehud Barak, estará también muy presente el programa nuclear iraní, el quebradero de cabeza del Ejecutivo hebreo desde hace varios años. La iniciativa de Obama de emprender un diálogo con el régimen persa despierta gran recelo en Tel Aviv. Aunque, a la fuerza ahorcan, el Gobierno de Olmert asegura ahora que ya no se opone a que Washington negocie con Teherán. Tan sólo exige que ese diálogo sea limitado temporalmente y que se aprueben sanciones draconianas contra Irán si este país, que insiste en que sus planes están destinados a la generación de energía, rechaza desmantelar su programa atómico.

Tras su visita a Israel, Clinton se dirigirá a Bruselas, próxima etapa de una gira que concluirá el 7 de marzo y la llevará también a Ginebra y Ankara.

La secretaria de Estado de EE UU rinde tributo en el museo del Holocausto de Jerusalén
La secretaria de Estado de EE UU rinde tributo en el museo del Holocausto de JerusalénEFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50