Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia da vía libre a la misión que recogerá a más rehenes de las FARC

A pesar de que el Gobierno de Álvaro Uribe ha ordenado la suspensión de los vuelos en la zona de liberación, la Cruz Roja posterga la operación de hoy

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ha dado marcha atrás en su decisión de excluir a la senadora Piedad Córdoba de las negociaciones para la liberación del ex gobernador del departamento de Meta Alan Jara, prevista para hoy, y del ex diputado Sigifredo López, que se espera para el próximo miércoles. Aunque Uribe ha ordenado la suspensión de los vuelos en la zona donde se realizaría la entrega del rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la Cruz Roja ha anunciado que hoy no se realizará la operación de recogida del ex funcionario.

Después de una reunión de varias horas con representantes del Gobierno de Uribe, entre ellos el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo Ramírez, la senadora opositora Piedad Córdoba ha confirmado que el operativo se reanudará mañana. En la reunión, Córdoba ha negociado con el Gobierno colombiano "quién va a participar en el vuelo" que recogerá a Alan Jara, según ha explicado Marcal Izard, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja en Ginebra, a ELPAÍS.com. "Estamos muy contentos de decirles que continuamos con esta tarea de labor humanitaria en el día de mañana", explicó Córdoba a los periodistas, "vamos a hacer todos los sacrificios para recibir con los brazos abiertos a Alan. Yo voy a ser parte esa comisión".

Uribe había anunciado el domingo que en la operación de liberación de los secuestrados sólo podrían intervenir el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y los medios logísticos aportados por el Gobierno de Brasil. Excluía de la operación tanto a Córdoba como a los tres miembros de la organización Colombianos y Colombianas por la Paz que participaron en la liberación de ayer. Pero Uribe ha reconsiderado su decisión "por solidaridad con las familias y los secuestrados", según un comunicado hecho público hoy por la Presidencia de la República, y a petición del CICR. Córdoba ha solicitado a Uribe permiso para que "algún compañero o compañera" de Colombianos por la Paz le acompañe, después de que el presidente la autorizara a ella pero no a los tres miembros de esa organización que ayer sí participaron en la misión.

Las declaraciones de Uribe en las que excluía a Córdoba del dispositivo fueron duramente cuestionadas por algunos miembros de Colombianos y Colombianas por la Paz, porque la presencia de la senadora es una condición impuesta por las FARC para la liberación de los secuestrados.

La liberación de López y Jara fue anunciada por las FARC en diciembre pasado, junto con la de los cuatro rehenes que fueron entregados ayer. Fue precisamente a la senadora opositora a quien las FARC encargaron la coordinación de la misión humanitaria, que cuenta con el apoyo logístico de Brasil, que ha prestado dos helicópteros.

La negativa de Uribe a autorizar la participación de Córdoba en la misión humanitaria llegó tras una jornada de tensiones por el desarrollo de la operación. El escritor y periodista Jorge Enrique Botero, que participó en la misión como testigo, denunció ayer que los helicópteros que les llevaban fueron hostigados por aviones del Ejército, a pesar de que las autoridades se habían comprometido a cesar sus actividades. Este hecho fue también criticado por Córdoba. Uribe admitió los hechos pero respondió que en ningún momento se puso en riesgo la seguridad de la misión humanitaria.

Los cuatro liberados se reencuentran con sus familias

En tanto, los tres policías y el soldado colombianos liberados este domingo por las FARC han sido entregados esta madrugada (hora española) a las autoridades colombianas en la ciudad de Villavicencio, donde fueron aclamados por una multitud emocionada que portaba flores blancas y agitaba pañuelos del mismo color. En el aeropuerto de Villavicencio, a 120 kilómetros de Bogotá, los liberados fueron recibidos por una delegación de la Cruz Roja, los miembros de Colombianos por la Paz y el comisionado de paz del país, Luis Carlos Restrepo.

Los liberados son el soldado del Ejército William Giovanny Domínguez Castro, secuestrado el 20 de enero del 2007, y los policías Walter José Lozano Guarnizo, Alexis Torres Zapata y Juan Fernando Galicia Uribe, éstos últimos miembros de la unidad antisecuestro y cautivos desde el 9 de junio del mismo año. "Desde el 21 de diciembre hasta el día de hoy estamos caminando. Lo más duro fueron los cordones de presión del Ejército, sufríamos todos los días la presión del Ejército", dijo emocionado el policía Galicia Uribe, un antioqueño de 27 años y padre de dos hijos.

Gracias a la doctora Córdoba y a los intelectuales, tenemos que luchar por todos los compañeros, tenemos que rescatarlos", manifestó el patrullero de la policía Lozano Guarnizo, de 35 años y originario de Ibagué, capital del departamento de Tolima (centro). Los tres policías fueron entregados a responsables de este cuerpo de seguridad del Estado, mientras que el militar a un oficial del Ejército, quienes les acompañarán hasta Bogotá, donde serán sometidos a una exhaustiva revisión médica.