Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martti Ahtisaari, ex presidente de Finlandia, gana el premio Nobel de la Paz

El jurado reconoce "sus importantes esfuerzos diplomáticos como mediador en distintos conflictos internacionales".- Fue el arquitecto del plan de paz para Kosovo

El ex presidente finlandés Martti Ahtisaari ha ganado el Premio Nobel de la Paz 2008 por sus esfuerzos mediadores en conflictos internacionales, según ha informado este viernes el Comité Nobel de Oslo. El jurado ha reconocido en Athisaari sus "importantes esfuerzos hechos en distintos continentes y durante más de tres décadas para resolver conflictos internacionales" y "contribuir para la existencia un mundo más pacífico y la fraternidad entre las naciones".

El galardonado ha expresado su satisfacción y alegría tras conocer la noticia. "Naturalmente estoy muy satisfecho por la decisión del Comité Nobel. Y también contento", ha señalado Ahtisaari en declaraciones a la emisora pública noruega NRK. "La más importante de mis misiones fue por supuesto la de la independencia de Namibia. Con ese proceso estuve ocupado 13 años. Aceh y Kosovo fueron también muy importantes", ha añadido. El ex presidente de Finlandia ha anunciado que destinará parte del dinero a la financiación de su instituto Crisis Management Initiative.

Amplio historial diplomático

Ahtissari, nacido en 1937, fue presidente de Finlandia entre 1994 y 2000. Su presidencia impulsó la entrada del país a la Unión Europea (UE). También se ha distinguido por sus múltiples acciones mediadoras en conflictos. Fue enviado especial de Naciones Unidas (ONU) en los Balcanes y autor del plan de paz para Kosovo, que llevaba su nombre, el pasado febrero. Este plan, que recomendaba la independencia de Kosovo supervisada y tutelada internacionalmente, contaba con el apoyo de buena parte de los países occidentales pero la oposición de Serbia y de Rusia.

Vea aquí la entrevista con Martti Ahtisaari sobre el plan de paz de Kosovo

Aparte de su contribución diplomática en los Balcanes, el ex presidente finlandés ha llevado a cabo numerosas misiones de paz por encargo de la ONU, especialmente en Namibia. Ahtisaari dedicó trece años de su vida a supervisar el proceso que culminó con la independencia de este país de Sudáfrica en 1990, una labor de la que se siente especialmente orgulloso. Durante los primeros años de la década de los noventa, Ahtisaari continuó su trabajo por la paz en distintos puntos del globo a las órdenes de la ONU.

En el marco de las actividades de Crisis Management Initiative, organizó en septiembre de 2007, en Helsinki, un encuentro de una semana de duración entre grupos musulmanes iraquíes, sunitas y chiitas, con vistas a facilitar la reanudación del diálogo entre ambas comunidades religiosas.

También ha contribuido a facilitar las negociaciones entre el gobierno de Indonesia y los rebeldes separatistas de la provincia de Aceh, que culminaron el 15 de agosto de 2005 con la firma de un acuerdo de paz entre las autoridades de Yakarta y el Movimiento por un Aceh Libre (Gerakan Aceh Merdeka - GAM), que puso fin al conflicto existente. En el año 2000 participó en la supervisión del desarme del Ejército Republicano Irlandés (IRA) a petición del gobierno del Reino Unido. Además, fue enviado especial de la OSCE en Asia Central y de la ONU en el Cuerno de África.

Uno de los favoritos

El político finlandés estaba en las quinielas para el Nobel desde hace años. Con este reconocimiento, sucede en la nómina de los Nobel de la Paz al ex vicepresidente de EE UU, Al Gore, y el presidente del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU, el indio Rajendra Pachauri, ganadores de 2007.

Entre los galardonados de ediciones anteriores del Premio, figuran: el ex presidente de Suráfrica, Nelson Mandela; el ex Presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter; y el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan.

El Nobel de la Paz está dotado con 10 millones de coronas suecas (en torno a un millón de euros) y es tradicionalmente el más esperado entre la prestigiosa ronda de galardones y el único que se da a conocer y se entrega en Oslo, en lugar de Estocolmo, como los restantes.