Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evo Morales remodela su Gobierno para luchar contra el hambre

El cambio ministerial afecta a cinco carteras.-El presidente boliviano dice que el objetivo es "que no falte la alimentación a la población"

El presidente de Bolivia, el indigenista Evo Morales, ha remodelado hoy su Ejecutivo con el cambio de cinco ministros, entre ellos el responsable de la cartera de Hidrocarburos y Energía.

Morales ha nombrado a Saúl Avalos como su tercer ministro de Hidrocarburos en lo que lleva de mandato, en sustitución de Carlos Villegas, que pasa a ocuparse de la cartera de Planificación del Desarrollo.

El resto de los nuevos ministros bolivianos designados son Jorge Ramiro Tapia, al frente de Salud y Deportes, y Carlos Romero, como titular de Desarrollo Rural, cuya anterior responsable, Susana Rivero, se ocupará ahora del Ministerio de Producción y Microempresas.

Objetivo: erradicar el hambre

En el acto de posesión de los nuevos ministros, Morales ha esgrimido razones de índole económico para este reajuste gubernamental. Su objetivo concreto, ha dicho, es garantizar la alimentación de todos los ciudadanos y acelerar la erradicación de la extrema pobreza en Bolivia.

Por ello, Morales ha encomendado a su gabinete trabajar con "urgencia" en un "gran plan", junto a prefectos (gobernadores) y alcaldes, para asegurar a mediano y largo plazo "que no falte la alimentación a la población".

Otra de las tareas que Morales ha impuesto a su nuevo equipo es el reto de la industrialización para "resolver" el desarrollo económico del país.

Críticas al neoliberalismo

El mandatario indígena e izquierdista ha subrayado que Bolivia cuenta ya con un nuevo modelo económico, porque paulatinamente se ha erradicado el neoliberalismo que "tanto daño hizo a la economía nacional" debido al "saqueo, la corrupción y la concentración de capital en pocas manos".

Antes, según Morales, el Estado boliviano sólo controlaba el 14% de la economía nacional y ahora ese porcentaje alcanza el 23% y hasta el 50 teniendo en cuenta a las pequeñas empresas, a las que ha apuntado como "principales aliadas" de la política económica de su Gobierno.