Bush confirma el repliegue de 8.000 soldados de Irak

El presidente reforzará la presencia militar en Afganistán y deja el debate sobre la retirada definitiva a su sucesor en la Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha anunciado su decisión de mantener prácticamente inalterado el número de efectivos desplegados en Irak hasta que el próximo mes de enero finalice su presidencia. El presidente ha ofrecido un discurso en Washington en el que ha anunciado que tan sólo retirará en los próximos meses a 8.000 de los 140.000 militares que mantiene desplegados en el país árabe.

El mandatario republicano, que ha ofrecido su discurso en la Universidad Nacional para la Defensa, a las afueras de la capital estadounidense, ha explicado que la razón del repliegue no es otra que el agravamiento de la situación en Afganistán, donde los talibanes y otros insurgentes han intensificado su lucha. De hecho, otra brigada irá al país asiático para reforzar la seguridad. El plan fue propuesto la semana pasada por el alto mando militar estadounidense.

"Aunque el progreso en Irak aún es frágil y reversible, el general Petraeus y el embajador (de EE UU en Bagdad, Ryan) Crocker informan de que parece haber un cierto grado de estabilidad en los logros que hemos obtenido", ha afirmado.

Según el mandatario, la situación de la violencia en Irak ha mejorado notablemente en lo que va de año, por lo que "en los próximos meses repatriaremos a cerca de 3.400 soldados" que desarrollan funciones de apoyo al combate, como ingenieros de construcción o Policía militar. En noviembre, agrega, regresará un batallón de infantes de Marina destacado en la provincia de Anbar, que la semana pasada quedó bajo el control de las fuerzas iraquíes. En febrero de 2009 "regresará otra brigada de combate de la Marina", sostiene el presidente estadounidense, lo que elevará a cerca de 8.000 los efectivos que regresarán a EE UU sin ser reemplazados.

Los mandos militares estadounidenses, encabezados por el general David Petraeus, comandante de las fuerzas de ese país en Irak, creen que será posible reducir aún más el número de soldados, en la actualidad en torno a los 140.000, en el primer semestre de 2009, según dirá Bush.

Más soldados en Afganistán

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La situación en Afganistán, en cambio, se ha complicado gradualmente y los talibanes han recobrado fuerzas, en particular en el sur del país. Por ello, anuncia el presidente, una brigada que tenía previsto su despliegue en el país árabe en noviembre cambiará su destino y se desplazará entonces a Afganistán. A ello se sumará el envío en enero de una brigada de combate adicional del Ejército.

Según el discurso, el número de soldados estadounidenses en el país antiguo refugio de Bin Laden se ha elevado de menos de 21.000 hace dos años a 31.000 en la actualidad.

Planes pospuestos

El anuncio de Bush implica que corresponderá a su sucesor, sea el demócrata Barack Obama o el republicano John McCain, decidir sobre la retirada de la mayoría de las tropas en Irak. Obama es partidario de retirar los efectivos estadounidenses en un plazo de 16 meses, mientras que McCain afirma que es necesario escuchar la opinión de los mandos militares y está dispuesto a permitir que los soldados permanezcan de modo indefinido.

El presidente de EE UU, George W. Bush, realiza un discurso en la Universidad Nacional de Defensa
El presidente de EE UU, George W. Bush, realiza un discurso en la Universidad Nacional de DefensaREUTERS

Otro blanco errado

Una bomba lanzada por una aeronave de las fuerzas de la OTAN en el este de Afganistán no ha dado en el blanco y ha caído sobre una vivienda civil, causando la muerte de dos personas y heridas a otras 10. Es el último incidente militar que afecta a civiles en el país, que ha visto un resurgimiento de la violencia militante en los últimos meses, y con ello de los ataques militares para combatirles.

La alianza ha explicado que la bomba, que tenía como objetivo una posición insurgente en la provincia oriental de Khost, "funcionó mal" y cayó a una distancia de 2,5 kilómetros del blanco. Hace varias semanas un ataque aéreo encabezado por EE UU dejó 90 civiles muertos, lo que despertó la ira de las autoridades afganas contra las fuerzas extranjeras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS