Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intensos combates entre las fuerzas de paz rusas y las tropas de Georgia

El presidente georgiano asegura que Rusia "está librando una guerra" y pide la intervención de EE UU.- El presidente surosetio afirma que hay unos 1.400 muertos.- Abjasia despliega sus tropas en la frontera con Georgia por temor a un ataque similar

Tbilisi / Moscú / Nueva York

Osetia del Sur se ha convertido este viernes por la tarde en el escenario de cruentos combates entre las tropas de paz rusas y los soldados de Georgia, que aseguran haber tomado el control de gran parte del país, incluida la capital, Tsjinvali. Después de meses de tensiones, Georgia y Rusia han empezado a librar una batalla por la provincia separatista, convirtiendo a esa región del Cáucaso en un polvorín.

Ni georgianos, ni surosetas, que se acusan mutuamente de haber desatado las hostilidades, han respetado el comienzo de los Juegos Olímpicos de Pekín, acontecimiento deportivo durante el cual los combates suelen cesar en muchas regiones en conflicto en el mundo.

La capital suroseta, de apenas 30.000 habitantes, ha quedado "prácticamente en ruinas" debido a los ataques. El presidente surosetio, Eduard Kokoiti, ha informado de que por lo menos hay 1.400 muertos tras los bombardeos registrados esta mañana en la capital separatista, Tsjinvali. "Este es el tercer genocidio del pueblo oseta cometido por Georgia", ha asegurado Kokoiti a la agencia rusa Interfax en conversación telefónica.

Moscú ha respondido a la operación militar emprendida esta madrugada por Tbilisi con tropas y artillería pesada para apoyar a las fuerzas de los rebeldes surosetios. Los oficiales georgianos han comunicado que la aviación rusa ha bombardeado la base aérea militar de Vaziani, a las afueras de Tbilisi, capital de Georgia.

Nada más producirse esta movilización del Ejército ruso, las autoridades georgianas han lanzado un comunicado donde aseguran que Rusia ha hecho "una agresión militar directa" contra su país. El presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, ha dicho en declaraciones a la CNN que "Rusia está librando una guerra en nuestro propio territorio" y ha pedido la ayuda urgente de Estados Unidos. Asimismo, ha anunciado que retirará 1.000 de los 2.000 soldados que tiene desplegados en Irak para reforzar las tropas que combaten a los rusos.

Marat Kulajmétov, comandante en jefe de las fuerzas de paz rusas destacadas en Osetia del Sur, ha asegurado que "los combates son encarnizados por toda la ciudad". Entre los muertos se encuentran doce soldados de paz rusos, además de 150 heridos, desplegados en la zona para mediar en el conflicto desde hace más de quince años.

La reacción de Abjasia

Abjasia, la otra región separatista, ha desplegado sus tropas en la frontera con Georgia por temor a un ataque similar al que se está produciendo en Osetia del Sur.

"Lo que ocurre hoy en Osetia del Sur, mañana puede ocurrir en Abjasia. Así no podemos seguir", ha explicado a la televisión rusa el líder abjaso, Serguéi Bagapsh, quien ha añadido que las sus tropas tomarán posiciones en la frontera georgiana "independientemente de cómo evolucione la situación en Osetia del Sur". Además, Bagapsh ha afirmado que las autoridades abjasas mantienen contactos con las tropas pacificadoras rusas desplegadas en esa región.

No obstante, a pesar de los contactos entre Rusia y Abjasia, el comandante de las fuerzas de paz rusas, Serguéi Chabán, ha advertido al titular de Defensa abjaso, Merab Kishmaria, que el ese avance de tropas separatistas hacia la región de Gali, controlada por Georgia, supondría una violación de los acuerdos de paz en esa zona del conflicto.

Integridad territorial

A cada hora que pasa crecen los llamamientos de la comunidad internacional para evitar que se produzca una guerra a gran escala en el Cáucaso. La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, ha llamado a altos funcionarios de las partes involucradas para pedirles personalmente que mantengan la calma, según la Casa Blanca. En tanto, el presidente George W. Bush ha afirmado desde Pekín, a donde asiste a la inauguración de los Juegos Olímpicos, que EE UU respalda la integridad territorial de Georgia.

La Unión Europea (UE), Estados Unidos y la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) han acordado enviar "lo más pronto posible" una misión de embajadores para tratar de que cesen las hostilidades.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá esta tarde para estudiar la situación actual de Georgia.

Amenazas

Moscú había amenazado esta mañana a Georgia al entender que la acción de Tbilisi era una declaración de guerra contra la región aliada. El presidente ruso, Dimitri Medvédev, había advertido de que defendería a sus "compatriotas" de Osetia del Sur y había prometido que los responsables de sus muertes "no quedarán impunes".

En Osetia del Sur, casi todo el mundo tiene un pasaporte ruso, ya que Moscú se lo facilita como medida de castigo a Georgia y de apoyo a los separatistas. "Según la Constitución y la Ley Federal, debo proteger la vida y la dignidad de los ciudadanos rusos dondequiera que estén. No permitiremos que sus muertes queden impunes. Los responsables recibirán el castigo que merecen", ha dicho Medvédev.

Su primer ministro, mentor y hasta hace poco presidente, Vladímir Putin, ha informado al presidente de EE UU, George W. Bush, de que tiene a "muchos voluntarios rusos" dispuestos a luchar codo con codo con los separatistas surosetios y que "será difícil retenerlos", según ha informado su portavoz, Dimitri Peskov. Desde Pekín, donde ambos se encuentran para asistir a la apertura de los Juegos, ha dicho también que las "agresiones" de Georgia contra Osetia del Sur tenían necesariamente que conllevar "represalias" por parte rusa. Varios soldados de paz rusos enviados a la zona han resultado muertos, según el Ejército ruso, mientras el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, había asegurado que sus tropas no pararían hasta "imponer la paz".

Operación militar georgiana

Las tensiones se convirtieron ayer en una guerra abierta cuando Georgia lanzó una operación militar a gran escala contra los secesionistas. Horas más tarde, aviones georgianos Su-25 bombardeaban Tsjinvali, la capital osetia, con el resultado de al menos 15 muertos, según ha comunicado el Comité de Información y Prensa (CIP) del Gobierno secesionista.

Según el Gobierno de Tbilisi, que ha movilizado a todos los reservistas, la operación militar tiene como objetivo "restaurar el orden constitucional" en la provincia separatista. Los combates entre fuerzas georgianas y rebeldes han llegado Tsjinvali, donde han entrado tanques georgianos. Por el otro lado, cientos de voluntarios de Rusia y Abjazia, la otra región georgiana con aspiraciones separatistas, se han encaminado a Osetia del Sur para prestar su ayuda a los surosetios.

Tras horas de combates, Georgia ha anunciado un alto el fuego de tres horas (entre las 11.00 y las 14.00 GMT), para permitir la evacuación de civiles de las zonas donde hay combates, pero la situación no ha hecho más que empeorar en las últimas horas.

La escalada de tensión por Osetia del Sur

Osetia del Sur, que limita al norte con Osetia del Norte, república integrada en la Federación de Rusia, arrastra un conflicto separatista con Georgia desde la independencia de la república ex soviética en 1991. Sin embargo, fue a partir de 1995 cuando las disputas territoriales brotaron con más fuerza después de que las autoridades georgianas se enfrentasen con los separatistas locales.

El 19 de enero de 1992, la mayoría de los habitantes de Osetia del Sur votó a favor de su incorporación a Rusia, tras lo cual empezaron a recibir ayuda desde el Norte, de donde llegaron combatientes. Las autoridades surosetas convocaron un referéndum de independencia el 12 de noviembre de 2006. El 99% de la población local votó a favor de la independencia, aunque Tbilisi no reconoció la validez de la consulta popular. Casi el 90% de los surosetios tienen ciudadanía rusa.

Como Abjazia, es una región de gran interés para Rusia y Occidente, ya que por allí pasan importantes rutas de transporte energético. Formalmente pertenece a Georgia aunque de hecho es soberana. Los surosetios gozan de una independencia de facto (como los abjazos), pero no controlan su territorio. Los militares georgianos ocupan varias alturas que les permiten bombardear tanto Tsjinvali como otras localidades. Desde la independencia de Kosovo, Rusia ha mostrado su apoyo político y financiero y su relación especial con ambas regiones.

El cruce de acusaciones entre Tbilisi y Moscú ha sido una constante en el largo conflicto que arrastran ambos países. Georgia, amparada por Estados Unidos y la UE, acusa a Rusia de "incentivar el separatismo". El Kremlin, por su parte, culpa a Georgia por la escalada de tensión y por no poner fin a las disputas territoriales. La última crisis entre ambos países llegó con las acusaciones georgianas por el derribo de un avión espía por parte de Moscú.

Los 30 españoles que viven en Georgia, a salvo

La colonia española en Georgia, compuesta de unas 30 personas residentes en su mayoría en la capital, se encuentra "bien" y alejada de la zona en conflicto con Rusia, ubicada en la región separatista de Osetia del Sur, ha informado hoy a Europa Press un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

A los españoles se les ha recomendando que eviten desplazarse a la zona en conflicto, ha señalado la misma fuente, que ha precisado que el cónsul español de España en Moscú, Manuel Redondo se mantiene en permanente contacto con el cónsul honorario de España en Georgia, que depende de la Embajada de España en Moscú, ya que no existe legación española en Georgia.

Más información