Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 51,8% de las familias brasileñas se consideran de clase media

Tres millones de personas dejaron la pobreza en cinco años, según el Instituto de Investigación Económica Aplicada

Brasil ya es mayoritariamente un país de clase media, de acuerdo con dos encuestas realizadas al mismo tiempo por la Fundación Getulio Vargas y por el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), ambas instituciones del máximo prestigio.

De acuerdo con la Fundación Getulio Vargas, las familias de clase media han pasado de representar el 43,49% de la población en abril de 2003, al 51,89% en abril de 2008. Por su parte, el IPEA afirma que, entre 2002 y 2006, tres millones de personas dejaron el estado de pobreza en que vivían para ingresar en las filas de la clase media.

Los investigadores han calculado que las familias que ganan entre 1.100 y 4.590 reales mensuales (entre 450 y 1.880 euros) ya no pueden considerarse pobres, sino de clase media, que ahora agrupa a la mayoría de los ciudadanos.

Ambos estudios llegan a las mismas conclusiones, aunque divergen en las causas.

Para los investigadores de la Fundación Getulio Vargas, se ha debido principalmente a la entrada de millones de personas en el mundo del trabajo con contratos formales. Sólo en los últimos 12 meses, se han incorporado al mercado laboral 1.800.000 nuevos trabajadores.

Para el IPEA, el crecimiento espectacular de la clase media se ha debido fundamentalmente al aumento del sueldo base, duplicado en los últimos cinco años (hoy es de 430 reales) y a políticas sociales como la Bolsa Familia, que favorece a 12 millones de hogares.

Los estudios coinciden en que la riqueza de los más pobres ha aumentado; han disminuido los considerados indigentes, que son aún cerca de cuatro millones de familias; ha crecido la clase media y los ricos se han hecho más ricos.

Según el presidente del IPEA, Márcio Pochman, "Brasil está dejando de ser un país de pobreza absoluta para ser un país de pobreza relativa, disminuyendo la distancia entre la cumbre y la base de la pirámide". En 2002, dos terceras partes de los moradores de las regiones metropolitanas estaban aún entre los pobres. Hoy lo son sólo un tercio de dicha población.

Algunos economistas han criticado los métodos utilizados en la investigación, como que se haya hecho el cálculo de riqueza por familia y no por individuo. Afirman que si una pareja sin hijos que gana más de 1.000 reales puede considerarse de clase media baja, no está en la misma situación una familia con los mismos ingresos y cuatro hijos.

En cualquier caso, los expertos parecen estar de acuerdo en que el desarrollo económico y las políticas sociales del Gobierno han hecho de Brasil, si no un país rico, uno menos pobre que hace seis años.